La Provincia le prestó al IPV 65 millones para viviendas.

Fue a través de un convenio firmado con el Ministerio de Hacienda. Desde el Gobierno de la Provincia destacaron que el convenio confirma la existencia de la deuda nacional en viviendas, pese al desconocimiento de tal mora de parte del secretario de Obras Públicas de la Nación.
El Ministerio de Hacienda de la Provincia y el Instituto Provincial de la Vivienda firmaron un acuerdo para la transferencia provisoria de 65 millones de pesos destinados a financiar la construcción de viviendas debido a que "el Gobierno Federal ha suspendido el envío de fondos para la construcción de obras públicas, específicamente convenidos con el IPV".

Se trata de un ´contrato de mutuo dinerario` firmado a fines de 2008 y publicado recientemente en el Boletín Oficial como decreto Nº 2544, en el que el Ejecutivo Provincial otorga al IPV un préstamo de 64.902.749 millones de pesos destinado "al financiamiento de las obras en ejecución realizadas por el IPV y adeudadas por organismos nacionales".

Consultadas sobre este préstamo, fuentes del Gobierno Provincial explicaron que el decreto consolida todas las transferencias que realizó la Provincia, a través de la cartera de Hacienda, al IPV a lo largo de 2008 para evitar el parate en la construcción de viviendas. También remarcaron que ese contrato "es la confirmación de que los funcionarios nacionales no están diciendo la verdad".

Este convenio serviría a la Provincia para refutar al secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, quien dijo no tener registros de deuda alguna con la provincia en materia de viviendas. Sus declaraciones -realizadas a este diario- motivaron el pedido de una investigación en la Justicia Federal de parte del Gobierno de Brizuela del Moral y una denuncia administrativa ante la Comisión Mixta Revisora de Cuentas de la Administración del Congreso Nacional.

Desde el Gobierno precisaron que ese convenio consolida las transferencias que, desde el erario provincial fueron remitidas al IPV en febrero, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2008 y que, en total suman prácticamente 65 millones de pesos. Es que, finalizado el ejercicio 2008, el IPV debería haber reintegrado ese dinero a la Provincia pero como las partidas federales no fueron remitidas se firmó este convenio para cerrar el ejercicio fiscal y prorrogar la deuda. Por eso, el acuerdo especifica que el dinero será restituido a la Provincia "cuando los fondos adeudados por los organismos nacionales sean remitidos al IPV". Oficialmente se remarcó que el préstamo de 65 millones forma parte de la deuda de 107 millones que la Provincia reclama a la Nación en materia de viviendas.

Comentá la nota