La Provincia pidió "más coparticipación" y hasta propone 'plan B': repartir Ganancias

Con los números complicados, la Provincia renovó hoy el reclamo a la Nación para oxigenar sus cuentas con plata nueva, particularmente de cara al próximo ejercicio, al reflotar el pedido de que se discuta la coparticipación federal de impuestos, y hasta propuso un ‘plan B’, a sabiendas de lo difícil que será concretar ese deseo: coparticipar impuestos que sólo recauda la Nación, como el de ganancias.
Esta vez, el vocero del mangazo bonaerense fue el titular de ARBA, Santiago Montoya, quién le sugirió a la Casa Rosada avanzar en la posibilidad de “un camino alternativo” a la modificación de la Ley de Coparticipación Federal que le cumpla el sueño a la Provincia de recuperar –al menos acercarse- el porcentaje de la torta que perdió en la ‘repartija’

“Podemos ofrecer un camino alternativo para la Ley de Coparticipación: a largo plazo, el Estado Nacional y las provincias podemos pensar en acuerdos para aplicar de manera conjunta el cobro de un impuesto nacional, como por ejemplo ganancias, con la posibilidad de tener una distribución diferente de esos nuevos recursos generados por el trabajo coordinado”, aseguró hoy el Jefe de los sabuesos bonaerenses.

En esa misma situación están las retenciones al sector agropecuario y el impuesto al cheque; pero esta última posibilidad fracasó en la última prórroga a la vigencia de esa carga fiscal. No lo dijo Montoya, pero el ‘ejemplo’ para distribuir ‘ganancias’ le cabe a medida a las polémicas retenciones al agro; que también podrían oxigenar las arcas provinciales en función de lo que cada una produce por ese concepto.

Tras participar de un Seminario sobre “Federalismo, Ciudadanía Fiscal y Sistema Tributario”, Santiago Montoya citó incluso experiencias comparadas con otros países para fundar su reclamo: “En España –dijo- existen consorcios tributarios e los que el fisco nacional español y el de una región aplican de manera conjunta un determinado tributo nacional, y operan de manera concentrada porque un organismo local conoce mejor su territorio respecto a uno nacional”.

No fue casual la elección del ‘ejemplo’ de Montoya. Ya intentó y logró que la Legislatura le aprobara una controvertida Ley en épocas de Solá para cobrar un adicional a la ‘riqueza’ a los contribuyentes con mayor poder adquisitivo. Pero la Justicia primero y la moderación de Scioli después hicieron naufragar ese nicho de recaudación, primero porque los afectados alegaban que se trataba de un impuesto paralelo a una carga que cobra la Nación –precisamente el impuesto ‘a las ganancias’-, y segundo porque Scioli dio marcha atrás a esa iniciativa suponiendo, quizá, que la Justicia finalmente dictaminara la inconstitucionalidad de esa norma.

Con ese antecedente y la necesidad de subir la recaudación en momentos en que la crisis amenaza hacer trizas la capacidad de recaudación de la Provincia, Montoya reflotó el reclamo a la nación para “encontrar nuevos caminos para resolver las tensiones fiscales internas en la Argentina, que explican gran parte de los fracasos que hemos tenido como Nación en el último siglo”.

Comentá la nota