La provincia "no da para mucho más", respondió Jorge

"Si Dios se acordara de nosotros y llueve, el 80 por ciento de los problemas económicos los solucionamos". Así reflexionó el gobernador al describir el panorama crítico de La Pampa.
El gobernador Oscar Mario Jorge no se cansa de repetir que éste no es el mejor momento de La Pampa: "Estamos en crisis, estamos en crisis, estamos en crisis y no se entiende; estamos en crisis y para La Pampa es muy particular, por la gravedad de la sequía, que se agrega a la crisis mundial que ha deprimido los precios de granos, carnes y petróleos que impacta en los recursos del estado", sostuvo durante un encuentro que mantuvo con los periodistas tras inaugurar 103 viviendas en Santa Rosa.

"Nuestro PBI tiene base en el sector agroganadero, que es el sostenimiento de los pueblos menores y no sólo los sectores públicos están demandando mejoras, también piden aportes el sector rural, al que le hemos dado 57 millones, que será mucho o poco pero el Inmobiliario Rural debe andar en los 40 millones, que no se ha pagado y estamos dando más al sector".

"Este año -continuó Jorge-, tenemos el mismo ingreso que el año pasado para Rentas Generales y un aumento del 26 por ciento en los salarios que se dio en 2008, y el 65 por ciento Rentas Generales va a salarios".

En alusión al plan de lucha de los sectores estatales, dijo comprender la situación del asalariado, pero aclaró que "hay más de 2.500 personas que reciben (a través de sus empresas) un subsidio nacional de 600 pesos, las clínicas privadas piden ayuda de este tipo... La situación es difícil"

"¿Vos te creés que no me gustaría pagar sueldos o soy una persona que me gusta sufrir y hacer sufrir a la gente?".

El gobernador le respondió a los que "dicen con mala intención, que estoy parado arriba de la plata. Le hemos dado a los municipios más plata que nunca, tuvieron un 35 por ciento general de aumento de la coparticipación. Santa Rosa tuvo un 19 por ciento más en este cuatrimestre de aumento y General Pico el 23".

Ayuda a municipios.

¿Habrá ayuda de la Provincia a los municipios para poder pagar sueldos? "Nunca se les pagó el aumento salarial a los municipios, el otro día (los intendentes) me pidieron un aporte y habrá que ver qué obra bajamos para poder hacerlo".

"No hay ninguna definición; no conozco la situación de cada municipalidad y hubo un esfuerzo muy grande para aumentar la coparticipación municipal, pero la Provincia sigue teniendo el mismo ingreso que el año pasado".

-¿Algunas comunas tienen preferencia a la hora de recibir aportes no reintegrables de la Provincia?

-No.

-Santa Rosa en un año, según sus autoridades, ha recibido 1.200.000 pesos de aportes no reintegrables, un millón para la obra de la calle Chile y 200 mil pesos para el Paris-Dakar, mientras tanto General Pico recibe mensualmente más de un millón de pesos.

-Santa Rosa también recibe, es el caso del agua del acueducto. El 80 por ciento del agua es para Santa Rosa y la Provincia le aportó a Aguas del Colorado 12 millones de pesos para subsidiar la mitad del precio. Estamos hablando de un subsidio (a los santarroseños) de 6 millones de pesos y por otra parte (la Municipalidad) no nos paga y esto lo soportamos con Rentas Generales de la Provincia.

-De todas maneras, Santa Rosa recibe menos aportes de la Provincia.

-No es tan así, pero de cualquier manera vamos a ir viendo este asunto. Tenemos que comprender en qué época vivimos, si cada sector puja sin límites por los ingresos, advierto que la Provincia no da para mucho más. Debemos hacer un esfuerzo muy grande para la gente que no tiene trabajo y pusimos 204 millones de pesos (fondos provinciales a cuenta de los nacionales) para crear trabajo para 14 mil personas y perdemos el 15 por ciento de interés (bancario).

-¿De cuánto es la reserva de la Provincia?

-De 500 millones, pero la vamos a ir aplicando a cuenta de lo que enviará Nación. Tenemos 1.700 millones de pesos en obras a realizar en este trienio (hasta 2011). Hay que pensar en el que menos tiene, vayan a los barrios pobres de Santa Rosa y se verá que hay una razón de solidaridad de muchos sectores.

"Malditos estímulos" dividen a estatales

Salvo en el sector Salud, en el resto de la administración pública provincial el paro de ayer convocado por ATE no tuvo gran repercusión. La falta de adhesión también se notó en la marcha a Casa de Gobierno.

"Nuestros paros siempre son así, la provincia es muy grande, la distribución de los trabajadores es muy dispersa y esto hace que el paro repercuta de distintos modos", comentó el secretario general adjunto de ATE, Ricardo Araujo, a primera hora de la mañana de ayer cuando el panorama de la protesta convocada por su gremio era disímil según los sectores de la administración pública.

En Casa de Gobierno, ni Rentas, ni Contaduría, ni Catastro se sumaron a la huelga. Y lo mismo ocurrió en otros pisos del Centro Cívico donde la actividad fue normal.

"Se ha generado toda una división entre los compañeros producto de esos malditos estímulos que se pagan en distintos lugares. En todo el área de Hacienda se paga el estímulo y es para dividir a los trabajadores y lo han logrado", se quejó Araujo.

"Entiendo que Rentas y Catastro cobren ese estímulo, porque eso está previsto en el Código Fiscal, pero, ¿por qué lo tiene Personal?, porque es un acuerdo para manejar a los trabajadores, lo mismo ocurre en Obras Públicas o en el IPAV".

El gremialista de ATE continuó: "Hay compañeros que plantean por qué los otros tienen el estímulo y ellos no. Esto es dramático, porque los que no lo tienen están ofendidos porque otros sí lo tienen, y los que cobran el estímulo tienen un collar de ahorque como los perritos y no pueden faltar porque lo pierden, y sin ese dinero no les alcanza para vivir".

"El paro fue fuerte en Salud, ha parado toda la provincia", puntualizó el sindicalista. Precisamente, al paro de ayer se sumaron los profesionales y el personal de los hospitales y postas sanitarias.

"Salud no es solamente en el Lucio Molas", expresó Araujo con relación al nivel de afiliación en ATE de los trabajadores de la salud.

Reconoció que éste no es el mejor momento de la Intersindical y planteó que "si hay compañeros que creen que no deben pelear por el salario, bueno, los vamos a respetar. Creemos que la gran mayoría de los estatales están peleando por salarios. Hay gremios que han decidido que no es momento de lucha salarial, y nosotros creemos que sí".

"Algunos creen que con las mesas sectoriales se va a lograr alguna cosa; bueno, que lo intenten, pero en septiembre acordamos con el ministro de Educación comprar ropa para los porteros y la semana pasada nos dijo que la licitación está a la firma del gobernador, el ministro no tiene poder de decisión".

"Para qué gastarse en mesas sectoriales donde no puede resolverse nada, hay que discutir con el gobernador", afirmó Ricardo Araujo.

-¿La Intersindical ya es historia?

-Vamos a insistir para que siga, pero no vamos a arriar la bandera salarial.

Comentá la nota