Provincia y municipios lidiarán por 47 millones de pesos

Los intendentes de la Mesa Provincia-Municipios aún no acordaron una posición común.
El destino que debe darse a los más de 47 millones de pesos anuales que la Provincia retiene a los gobiernos locales en concepto de Fasamu (Fondo de Asistencia a Municipios) se convertirá seguramente en uno de los temas clave de discusión este año entre el Estado cordobés y los 247 intendentes y jefes comunales.

Es que según la addenda del Pacto Fiscal, que permitió entre 2001 y 2002 la refinanciación a 25 años de más de 300 millones de pesos que adeudaban las distintas municipalidades y comunas, en el transcurso de 2010 debería darse una nueva discusión sobre que asignación darle al 3% de la coparticipación que todos los meses retiene la Provincia para compensar el escaso 4% interés anual que se aplicó en los planes de pago otorgados a las administraciones locales.

Si se tiene en cuenta que durante 2009 la Provincia coparticipó a las intendencias y comunas una suma bruta total equivalente a 1.582.779.0000, el 3% del Fasamu equivalió a 47,4 millones de pesos aproximadamente. Esta cifra seguramente este año se incrementará como viene ocurriendo en los últimos ejercicios fiscales, a partir de la mayor recaudación que genera el proceso inflacionario del país.

Ha crecido de tal manera la proporción que representa el Fasamu para las arcas municipales, que las cuotas mensuales que pagan del Pacto Fiscal los intendentes han quedado reducidas a casi un tercio de lo que significa el mencionado Fondo de Asistencia a Municipios. Mientras, los pagos tienen un monto casi fijo.

Aunque los intendentes de los diversos bloques que integran la Mesa de Trabajo Provincia-Municipios aún no acordaron una posición común sobre este tema se manejan varias alternativas. La más ambiciosa es que la Provincia reduzca 1 o 2 puntos el porcentaje que retiene todos los meses por Fasamu (casi cuatro millones de pesos a valores promedio de 2009) de la coparticipación que gira a todos los gobiernos locales. Otra opción es que ese dinero vaya todos los meses a engrosar el Fondo Permanente de Financiamiento que actúa como un virtual banco de créditos a tasa cero para encarar diferentes obras.

Una tercera vía que manejan algunos intendentes en secreto es ofrecer a la Provincia que deje de cobrarles las cuotas del Pacto Fiscal (representan en conjunto sólo 1,5 millón de pesos por mes) manteniendo fijo el porcentaje de retención del Fasamu. El dinero que se deje de cobrar por este concepto se utilizaría para capitalizar en forma constante el mencionado Fondo Permanente de Financiamiento para obras comunales.

Comentá la nota