La provincia de los Kirchner, signada por ola de conflictos

Pese a ayuda financiera nacional, Santa Cruz enfrenta una delicada situación
Santa Cruz - Crece la efervescencia gremial -no exenta de violencia- en la tierra natal de un hoy «bonaerense» Néstor Kirchner, de la mano de un manojo creciente de medidas de fuerza de trabajadores públicos y privados que complica la prestación de los servicios públicos y que amenaza con afectar además los ingresos de las exhaustas arcas locales.

La inminencia de los comicios del 28 de junio profundizó en los últimos días en el distrito sureño el esquema de paros, de por sí alentados por la reticencia del gobernador justicialista Daniel Peralta a conceder anuncios salariales, dadas las urgencias financieras locales y la consecuente ultradependencia de los fondos de la Casa Rosada (en abril pasado, Cristina de Kirchner lo auxilió con cerca de $ 500 millones).

Esta semana, por caso, se amontonan una huelga de 72 horas de los docentes y de 48 horas de los estatales, con un paro petrolero por tiempo indeterminado y una protesta de los vigiladores, que ayer tomaron incluso el edificio de la cartera laboral provincial, en Río Gallegos.

El calendario de embestidas se potenciará hoy con el rebote local del paro nacional que le obsequiará a la Presidente la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), que lidera Hugo Yasky, en pos de subas salariales y personería jurídica.

El Gobierno santacruceño sigue con preocupación la evolución del candente escenario local, temeroso de un impacto negativo en las urnas para el oficialista Frente para la Victoria y de una nueva merma en los ingresos por regalías petroleras, tras el megaparo del sector de 2008.

En las últimas horas, Peralta acusó al gremio docente ADOSAC de utilizar «la peor de las herramientas, que es el chantaje», y de querer «tener de rehenes» a los alumnos. A los petroleros, en tanto, les pidió que «definan sus diferencias sin paralizar la producción de la provincia» porque «si Santa Cruz no tiene producción, toda nuestra provincia retrocede».

También repudió los hechos de violencia del viernes, en medio de la interna gremial del sector. «Los que quiebran para imponer sus ideales, rompiendo la paz social que tanto nos costó conseguir, parten de una base muy equivocada», remarcó.

Veamos algunas de las postales que agobian al Gobierno santacruceño y que mantienen en alerta a la Casa Rosada:

- Los docentes de ADOSAC desplegarán un nuevo paro de 72 horas, entre hoy, el viernes y el lunes. Exigen mejores salarios, pero Peralta insiste en que no tiene fondos.

- Los estatales de ATE prolongarán a 48 horas el paro de 24 horas que llevarán adelante hoy, junto a la huelga de la CTA.

- El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, que lidera Héctor «Chaco» Segovia, comenzó el sábado un paro por tiempo indeterminado en la Cuenca Austral, en reclamo a su federación por la continuidad del manejo de la obra social, ante una disputa con el gremio que encabeza Marcelo Turchetti.

- Dirigentes del Sindicato de Vigiladores, Investigadores y Seguridad Privada de Santa Cruz, alineado con la CTA, tomaron ayer la Secretaría de Trabajo, en medio de una pelea gremial con el Sindicato de Vigiladores Patagónicos del Chubut.

Comentá la nota