La Provincia jubilará de oficio a empleados estatales

El gobierno bonaerense dispuso avanzar con las jubilaciones de oficio de aquellos empleados estatales que tienen la edad y años de servicio para retirarse y que siguen en actividad. La medida alcanzaría, según diversas estimaciones, a unos 2 mil trabajadores y se hará efectiva durante lo que resta de este año y el transcurso del próximo, según trascendió ayer en fuentes oficiales y sindicales.
Mediante el dictado de un decreto, el gobernador Daniel Scioli dispuso poner en marcha el mecanismo para que se aplique ya la medida en el caso de todos aquellos agentes que al 30 de junio de este año ya estaban en condiciones de jubilarse, por reunir los requisitos de antigüedad y años trabajados o aquellos que están excedidos por "edad avanzada". De acuerdo a algunas estimaciones, serían unos 2 mil los empleados en condiciones de ser retirados sólo tomando en cuenta ese lapso. Algunos sindicatos afirman que esa cifra sería "bastante" superior.

El decreto al que tuvo acceso este diario, está fechado el 27 de noviembre y establece que se deberá disponer el cese de todos aquellos empleados que estaban en condiciones de retirarse y que siguieron trabajando tanto en organismos administrativos como en hospitales o escuelas. Es decir, que contaban con 60 años de edad y 35 de servicios como mínimo.

Por ahora, la medida sólo tendrá aplicación hasta el primer semestre de este año, es decir, no comprende a los que lleguen a la misma situación luego de esa fecha. Pero si la Provincia decidiera extender el mecanismo, miles de estatales serían jubilados.

Diversas fuentes hablan de unos 6 mil, mientras que algunos gremios afirman que sólo en Educación hay 8.000 casos en condiciones de acceder al retiro.

En tanto, si la medida se hiciese extensiva al sector docente, unos 14.000 maestros y profesores que estarían para jubilarse a lo largo de 2010, de acuerdo a estimaciones oficiales.

La decisión, firmada por el Gobernador y todos sus ministros, obliga a todas las reparticiones de la Provincia a aplicar la decisión que, en rigor, está establecida en la legislación de empleo público. No obstante, en muchas ocasiones, y a partir de pedidos de los gremios o necesidades propias del Estado para preservar personal calificado, se optó por postergar estas jubilaciones de oficio.

Pero ahora, la decisión de avanzar con los retiros podría tener un costado económico: se trata de empleados "caros", con mucha antigüedad y ubicados, en general, en los escalones más altos del escalafón.

Comentá la nota