La provincia intenta acordar una tregua laboral hasta marzo de 2009

El ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, instó a los gremios y empresas de sectores afectados por el clima económico, a buscar acuerdos que permitan "llegar a marzo" sin despidos.
El funcionario está convencido que una tregua de estas características por los próximos 90 días es la condición necesaria para evitar que el temor a una crisis internacional cuyo impacto local todavía es incierto promueva medidas de ajuste preventivo como las que muchas empresas tomaron en el último mes.

   Precisamente, Rodríguez pasó la semana pasada recorriendo distintas regiones de la provincia en los que la situación laboral se tensó por distintos motivos, todos relacionados con el temor al impacto de la crisis financiera internacional. La gira incluyó Rafaela, donde una ola de despidos injustificados disparó la última movida de la CGT provincial para frenar los despidos, Las Parejas, donde en cambio primó el acuerdo entre industriales y la UOM para mantener las fuentes del trabajo, Cañada de Gómez, afectada por el súbito parate de la industria del mueble, y San Lorenzo, donde las grandes aceiteras licenciaron y suspendieron trabajadores en el marco de su pelea con los productores por el precio de la soja.

   "Yo recibo dos informes diarios de las distintas delegaciones del Ministerio de Trabajo en la provincia con al situación laboral, pero me parece importante también ir directamente al terreno, sobre todo porque que creo que el cara a cara es la mejor manera de decirles a los empresarios que despedir en Santa Fe no les va a ser fácil", señaló Rodríguez a La Capital, en la previa de un encuentro que mantuvo con dirigentes de la CTA del sur provincial.

   El funcionario se mostró convencido de que la acción concertada de los gremios y la cartera que conduce frenó la ola de "despidos al voleo" con los que sobreactuaron la crisis muchas empresas con las primeras noticias de recrudecimiento de la crisis financiera internacional. Pero ahora viene una etapa de sintonía fina, de acuerdos sectoriales tripartitos para evitar ajustes laborales en sectores que, más allá de la historia, están enfrentando problemas reales de demanda, competencia desleal o falta de crédito según los casos.

   "En este último mes el Ministerio actúo en 60 conflictos en toda la provincia y en el 80% de los casos se logró revertir las decisiones de ajuste que tomaron las empresas", sintetizó Rodríguez, quien consideró que "ahora los importante es que los sindicatos y las entidades empresarias aguanten hasta marzo, cuando se podrá tener un panorama más claro de la situación". Un ejemplo a seguir, opinó, es el acuerdo alcanzado con las grandes cadenas comerciales de electrodomésticos para establecer "una paz social por 90 días".

Medidas antidespidos. El ministro recordó que la provincia mantiene el arsenal de herramientas utilizadas a lo largo de este mes para enfrentar la crisis, como la conciliación obligatoria y el procedimiento de crisis. Pero para "bloquear la posibilidad de despidos"se requiere otro menú de instrumentos, que en muchos casos tienen que ver con el gobierno nacional. El funcionario apuesta a estimular la gestión de los Repros (subsidios nacionales sobre los sueldos a cambio de no despedir). "Seguramente en las próximas semanas veremos un número más importante de pedidos en la provincia", vaticinó.

Por cadenas. Las otras herramientas son netamente de política económica. "Hay decisiones que nos exceden y que seguramente ayudarían a aliviar sectores de la cadena que tienen problemas", señaló. Explicó en ese sentido que "en Las Parejas, donde los industriales y la UOM están trabajando muy bien para mantener las fuentes laborales pero están enfrentando una retracción de la demanda del sector agropecuario y la falta de crédito, un alivio sería cobrar el reintegro del 14% establecido por ley y que el gobierno nacional no les paga desde enero". En la industria del mueble, en Cañada de Gómez, "el problema es la importación de China y Brasil, lo que requiere algún tipo de acción para limitarlas". En el sector de curtiembres, donde hay más de 300 despidos en la provincia, "hay cuestiones de mercado pero también tiene que ver en el tema que capitales brasileños reabrieron la curtiembre Yoma con una serie de beneficios que plantean competencia desleal a los establecimientos de la provincia". En Rafaela, describió, "hay empresas que despidieron gente porque tienen sobrestock de quesos que no les dejan exportar".

   En ese sentido, consideró que el sector de agroalimentos tiene condiciones para traccionar una recuperación pero para eso "es necesario que haya un nuevo tipo de acuerdo entre el gobierno nacional y el sector, quizás habría que pensar en sacar el tema a las primeras líneas que estuvieron en el centro del último conflicto".

   Aunque admitió que "es en el Ministerio de Economía donde se toman decisiones que crean o destruyen empleo, y no en el Ministerio de Trabajo", opinó que desde la cartera laboral se puede marcar la cancha. "Hay que tener claro que de la crisis se sale con más trabajo decente y que el 80% de lo que se produce en el país se consume en el mercado interno y si los trabajadores no tienen ingresos se van a caer las empresas", enfatizó.

Comentá la nota