La provincia insiste con un proyecto de reforma impositiva

El gobierno provincial incluirá en el proyecto de presupuesto 2010 que enviará próximamente a la Legislatura una propuesta de reforma impositiva con la que pretende recaudar unos 1.200 millones de pesos, y un pedido de autorización para tomar deuda hasta 800 millones de pesos.
De esta forma se financiará el desfasaje entre los gastos estimados por 13 mil millones de pesos para el año próximo, frente a recursos proyectados en 11 mil millones de pesos.

El ministro de Economía de la provincia, Angel Sciara, confirmó y ofreció detalles sobre el adelanto que había realizado un día antes el gobernador Hermes Binner, durante su paso por le coloquio de Idea. El proyecto de presupuesto incluirá una versión ajustada de los cambios impositivos propuestos sin éxito el año pasado y una solicitud de autorización para tomar deuda por vía de la emisión de letras, acuerdos financieros con la Nación o colocación de bonos para financiar obras públicas estratégicas.

El ministro explicó que la rigidez de las erogaciones que en un 93 por ciento se explica por salarios, coparticipación y gastos de funcionamiento, no tiene como contrapartida una proyección de aumento de los recursos por vía del ciclo económico. De modo que para garantizar "un nivel de actividad del Estado que permita para satisfacer las necesidades básicas" se necesita financiar el presupuesto "con una reforma tributaria y otros instrumentos como el endeudamiento".

En el caso de los cambios impositivos, Sciara explicó que el criterio es armonizar el régimen fiscal con las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Córdoba. "Si es racional establecer un alícuota del 0,5 por ciento en Córdoba, ¿no es racional hacer lo mismo en Santa Fe?", se preguntó. En rasgos generales, las modificaciones propuestas serían las siguientes:

u Ingresos brutos: la pretensión del Ejecutivo es implementar una alícuota del 0,5 por ciento para las actividades hoy exentas, como la industria. En el caso la provincia mediterránea se aplica esta alícuota sobre las industrias y construcción que tengan una facturación superior a los dos millones de pesos. Sciara aclaró que "para respetar ciertos criterios de progresividad y capacidad contributiva" se mantendrán "amplias franjas" de actividades a tasa cero y un sistema simplificado para pequeños empresarios.

u Inmobiliario: el proyecto se sustentaría sobre la base del que fue aprobado el año pasado por la Cámara de Diputados y luego rechazado en el Senado. Un mix de ajuste de alícuota con revalúo tanto en el inmobiliario urbano como el rural, que exceptuaría a los segmentos más bajos de la escala. Por lo pronto, a comienzos de 2009 el Ejecutivo elevó la eximición del pago del inmobiliario a los jubilados que tienen ingresos por debajo de 1.800 pesos. El ministro defendió el incremento del inmobiliario, y en particular del rural, al explicar que actualmente Entre Ríos —que va por la segunda vuelta de retoques impositivos— prevé recaudar 150 millones de pesos adicionales en los próximos dos años, mientras que en Santa Fe apenas llegará a recaudar 40 millones de pesos. "En esta Pampa Húmeda donde los valores de la tierra alcanzan los 17 mil dólares la hectárea", resaltó.

u Patentes: el proyecto propone volver al esquema original previsto en el Código Fiscal, que fue siendo sustituido por esquemas transitorios a partir de la salida de la convertibilidad. El actual esquema provoca que propietarios de vehículos con algunos años de antigüedad y origen paguen prácticamente lo mismo que un auto cero kilómetro.

En base a la anualización de los datos del presupuesto 2009 ejecutado hasta el mes de mayo, el gobierno provincial estimó un nivel de recursos y erogaciones para el año próximo que está desfasado en 2 mil millones de pesos. La reforma fiscal financiaría 1.200 millones y el endeudamiento 800 millones.

Sciara justificó la utilización de "todos los mecanismos" disponibles de financiación para atender una "elevada y creciente deudas sociales" y señaló que los municipios y comunas deberían ser los primeros interesados en que se aprueben los cambios impositivos. Esto porque recibirían unos 400 millones de pesos, es decir un 40 por ciento más de lo que hoy reciben.

Por otro lado, la estrategia de financiamiento por vía del endeudamiento incluye la posibilidad de colocar Letes y aprovechar "algunas de las figuras que la Nación está generando para financiar a las provincias" y que están contempladas en el proyecto de presupuesto nacional para 2010.

"Hoy no hay muchas cosas distintas que los adelantos de coparticipación o el Programa de Asistencia Financiera (PAF) pero la Nación puede dar sorpresas", señaló el ministro. También admitió que no se descarta la emisión de títulos para el financiamiento de obras públicas estratégicas, como el caso de los acueductos.

—¿En la discusión legislativa por la reforma fiscal el reparto del fondo sojero entrará en la disputa?

—Eso no lo defino yo sino la discusión Legislativa, pero nosotros estamos siendo muy respetuosos con el decreto nacional y nuestras propias normas.

—¿La salida política podría ser como la que se registró en la Asamblea Legislativa, con el apoyo del Frente para la Victoria?

—Se me escapa a mi ese tema. No insistimos sobre la reforma si no que planteamos cómo se financia el presupuesto de Santa Fe.

Comentá la nota