"La Provincia inicia así una nueva etapa en la administración de la justicia", dijo el Ministro Kosiner destacando el hecho de que, después de cinco años de promulgada la ley, se logra poner en funcionamiento un instrumento fundamental para la

Más de 15 mil mujeres de distintas provincias y países vecinos marcharon por las calles de la ciudad Capital, desde donde alzaron su voz para exigir "aborto legal, seguro y gratuito". Hubo roces con sectores religiosos que se congregaron al frente a los templos para repudiar esa práctica.

Para exigir la legalización del aborto en la Argentina y alzar su voz en contra la explotación sexual y la violencia doméstica, como algunas de sus principales consignas, miles de mujeres de distintas provincias y de países vecinos protagonizaron ayer una multitudinaria movilización por las calles de San Miguel de Tucumán.

La marcha, realizada bajo la consigna "Algo cambia en cada mujer que participa", fue la actividad central del XXIV Encuentro Nacional de Mujeres, que comenzó el sábado y culminará hoy, con la presentación de las conclusiones de los casi 200 talleres que se realizaron durante todo el fin de semana en distintas escuelas de la ciudad Capital.

Según estimaciones de la propia Policía, más de 15 mil personas, en su gran mayoría mujeres, de todas las edades e identificadas con remeras, pañuelos, banderas y pancartas de distintas organizaciones sociales, sindicales y políticas, participaron de la movilización. El acto de protesta, en el cual abundaron las críticas contra el Gobierno y, principalmente, contra la Iglesia, se desarrolló en un clima, por momentos, tenso, aunque sin que se registren mayores incidentes.

Tras una extensa jornada de debates en distintos talleres, las manifestantes iniciaron su marcha a las 18.00, en la plaza Urquiza.

Luego de recorrer unos metros la avenida Sarmiento, la masa humana, de varias cuadras de extensión, dobló en calle Junín y realizó una parada al frente de la Brigada de Investigaciones, donde se entonaron cánticos en contra de la fuerza de seguridad. "Yo sabía, yo sabía, a los violadores, los cuida la Policía", gritaron al unísono.

Roces con religiosos

La marcha prosiguió su lento paso por calle Santa Fe, hasta 25 de Mayo, donde viró en dirección a la plaza Independencia. Al llegar al templo del Sagrado Corazón, en calle 25 de mayo al 600, se produjo una situación tensa, debido a la presencia de un grupo de jóvenes religiosos, quienes se congregaron allí para expresarse en contra del aborto, mientras rezaban el rosario.

Las mujeres detuvieron su marcha y comenzaron a entonar duras consignas en contra de la Iglesia. "Basta de muerte de miles de mujeres por abortos realizados en la clandestinidad, por culpa de la Iglesia que no para de matar" y "Asesinos son ustedes, porque con los abortos clandestinos, las que mueren son mujeres", fueron algunas de las consignas que entonaron, mientras los religiosos no paraban de orar.

Mayor aún fue la tensión cuando la multitud llegó a la esquina de 25 de Mayo y San Martín, al frente de la Iglesia San Francisco.

Mientras repicaban las campanas de la capilla, como una señal de alerta por la llegada de las manifestantes, decenas de fieles católicos, apostados sobre las escalinatas del santuario y separados por un fuerte vallado policial, rezaban y portaban carteles en contra del aborto, con las consignas "Tucumán por la vida" y "Vivir, el primer derecho humano".

La fuerte presencia policial no alcanzó para evitar que las participantes de la marcha, entre insultos y cánticos en contra de los religiosos, pintaran las paredes y veredas de la Iglesia, reafirmando sus consignas: "Anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir", resumieron.

La multitud también tenía previsto concretar un "escrache" en la iglesia Catedral, algo que finalmente no se concreto, debido a la fuerte presencia policial, con decenas de efectivos de infantería custodiando el principal templo de la provincia, donde también centenares de fieles acudieron para rezar y pronunciarse en contra del aborto.

Consignas de lucha

La marcha prosiguió su paso por calle 24 de Septiembre, en dirección Oeste, hasta llegar al Instituto de Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes, donde las militantes feministas fueron recibidas por Susana Trimarco, la madre de Marita Verón.

"No podía estar ausente en esta importante cruzada de miles de argentinas que reclaman para que se terminen la mafia de la trata de blancas y la explotación sexual de las mujeres; esta también es mi lucha y espero que los gobernantes escuchen", fueron las palabras de la mamá de Marita, quien desapareció en 2002, tras ser secuestrada por una organización delictiva dedicada a la trata de personas.

A su turno, "Lita" Alberstein, referente local del Movimiento de Trabajadores Socialistas y una de las organizadoras del evento, se refirió a los motivos por los cuales se eligió la Maternidad como punto clave a visitar durante la protesta. "Este es un lugar emblemático de la lucha de las miles de mujeres autoconvocadas de la sanidad, el lugar donde desapareció Marita Verón hace siete años y, por sobre todo, el símbolo de los derechos maternales que no se cumplen", resumió. En este sentido, la dirigente de izquierda reivindicó los reclamos del sector. "Queremos la inmediata adhesión de Tucumán a la ley nacional de Salud Reproductiva y Procreación Responsable. Hay que legalizar el aborto para que dejen de morir miles de mujeres por año, a causa de abortos mal practicados en la clandestinidad", enfatizó.

Cerca de las 21.00, tras detenerse durante algunos minutos al frente del edificio de la Maternidad, la mayoría de las participantes de la movilización procedieron a desconcentrarse.

En tanto, un grupo de aproximadamente mil personas, retomó la marcha por calle 24 de Septiembre para dirigirse nuevamente a la zona de la plaza Independencia.

Allí, tras intentar infructuosamente superar el vallado policial para llegar a la Catedral, realizaron un breve acto al frente de la Casa de Gobierno y se retiraron, aproximadamente a las 22.00. Como última actividad de la agitada jornada, anoche se realizó una peña folclórica en el club Tucumán Central.

La contra-marcha

Tan organizadas como las mujeres que participaron del Encuentro nacional, se mostraron las militantes católicas que llegaron incluso desde diferentes provincias. Católicas y evangelistas se unieron para rechazar los argumentos a favor de la legalización del aborto y participaron de los talleres que se realizaron en las diferentes escuelas. Las deliberaciones realizadas ayer por la mañana transcurrieron con normalidad, salvo un incidente producido en la escuela José Mármol, donde hubo insultos y golpes entre miembros de las entidades feministas y mujeres que rechazan el aborto y que acudieron a los debates para defender su postura. La Policía tuvo que intervenir aunque no hubo detenidos ni denuncias formales.

Al cierre de nuestra edición, los fieles mantenían una suerte de guardia y vigilia en los templos Sagrado Corazón, San Francisco, Santuario Nuestra Señora de la Merced y la Iglesia Catedral, ante la posibilidad de que las representantes feministas se reagrupen y ataquen los santuarios. Los organizadores de esta suerte de "contra-marcha" estimaron que fueron más de dos mil las católicas que tuvieron una activa participación en este evento que se realiza anualmente.

De igual modo, señalaron que hoy también participarán del acto de cierre donde se hará lectura de las conclusiones del Encuentro.

Contra el Gobierno

Durante la multitudinaria movilización de ayer también hubo fuertes críticas al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, debido a los acontecimientos producidos en Buenos Aires con los despidos en la fábrica Kraft (ex Terrabusi). De hecho, una importante delegación de trabajadoras de esa firma llegó a Tucumán para participar del Encuentro. "Cristina no seas caradura, que reprimís obreros como en la dictadura" y "El pueblo quiere saber, el pueblo quiere saber, cómo hará Cristina con esos tacos para correr", fueron algunas de las frases "dedicadas" a la Presidenta.

También abundaron las críticas contra la administración de José Alperovich en Tucumán, en el marco del grave conflicto salarial que enfrenta a su Gobierno con los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad desde hace casi tres meses. "Aunque a Alperovich no le guste o no lo quiera, la salud en pie de lucha, adelante compañeras", rezaba una de las canciones más firmemente entonadas durante toda la movilización.

Comentá la nota