En la Provincia hablan de despidos y suspensiones

Aunque el dato todavía no provoca alarma, esta semana el Gobierno bonaerense tomó nota de la pérdida de 440 puestos de trabajo y 1.800 despidos en fábricas del Gran Buenos Aires e Interior para reforzar medidas que atenúen el impacto sobre el mercado laboral.
Según el Ministerio de Trabajo, hasta el 16 de febrero se registraron conflictos en 125 empresas. El mapeo revela que las regiones más afectadas son La Plata (22 empresas), La Matanza (11), Tigre (10) y Tandil (9). En el último mes 170 trabajadores acordaron la reducción de la carga horaria. No está incorporado el comercio minorista y la actividad agropecuaria.

Los números podrían corregirse en poco tiempo por una mejora en las condiciones de mercado, pero en la Gobernación están preocupados porque el proceso de crisis no sería reversible en el corto plazo. Por eso, Daniel Scioli evalúa aplicar medidas de reducción de costos laborales e impositivos para empresas y pymes. Por ejemplo, promueve subsidios para aquellos empleadores que contraten nuevos trabajadores. Y dispuso una moratoria para empresas que tiene deudas con el ministerio de Trabajo bonaerense.

Además, estudian la caracterización de una "empresa en crisis" para determinar cuáles están en condiciones de recibir diferimientos de pago de impuestos o afrontar deudas tributarias con bonos fiscales. El ministro de la Producción, Alejandro Arlía, explicó que en la Provincia funcionan los "comités preventivos" que anticipan el riesgo de suspensión de personal, pérdida de productividad, adelanto de vacaciones y despidos en compañías radicadas en Buenos Aires. Lo integran representantes de cámaras empresarias, ministerio de Trabajo y de Producción.

Las actividades más afectadas corresponden a curtiembres, frigoríficos y calzado. El sector automotriz también resulta afectado, pero en menor nivel que Córdoba, donde se perdieron mil puestos de trabajo. Allí más de 100 empresas presentaron el procedimiento preventivo de crisis para acordar suspensiones o despidos temporarios con los gremios, avalados por el ministerio de Trabajo de la Nación. El registro último, en ese distrito, alcanza las 7.500 suspensiones.

Mucho más grave es la situación en el área informal. No obstante la falta de estadísticas, el representante de la UIA bonaerense, Francisco Gliemmo, explicó que la afectación sobre el trabajo en negro "podría duplicar" las cifras informadas por el ministerio provincial. Oscar Cuartango, a cargo de la cartera laboral de la Provincia, considera que la mejor defensa del empleo "es el trabajo registrado".

El informe oficial detalla 575 suspensiones en San Isidro, 480 en Tigre y 190 en San Martín. La reducción horaria y adelanto de vacaciones más importantes son en San Nicolás, Bragado y Ensenada.

Comentá la nota