La provincia ganó juicio a Nidera

La Corte Suprema de Justicia declaró inadmisible un recurso extraordinario presentado por Nidera contra La Pampa. La firma holandesa deberá actuar como agente de retención de la Dirección General de Rentas.
JUAN JOSE REYES

Nidera inició en 2003 una demanda contenciosa administrativa ante el STJ en contra de la Provincia. Con el argumento de que no vende a comerciantes, sino a productores en forma directa y a distribuidores, se negaba a ser agente de retención del Impuesto a los Ingresos Brutos. La Provincia ganó el reclamo administrativo en el Tribunal de Apelación y el contencioso del STJ. Nidera interpuso un recurso federal ante la Corte Suprema de Justicia que fue rechazado. Enrique Santiago Petrachi, Juan Carlos Maqueda, Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay desestimaron el recurso. Desde ahora la DGR puede enfrentar a trasnacionales y pooles de siembra desde el punto de vista fiscal.

Lo importante del fallo de la Corte es que si hubiera sido desfavorable se le hubiera facilitado dejar de ser agente de percepción local de impuestos y por tanto violentar la independencia que tienen los organismos fiscales de las provincias. El precedente evitará que otras firmas agroalimentarias multinacionales logren esquivar disposiciones impositivas que sólo le competen a las provincias. Además es un fallo que abre el camino a otros distritos del país para accionar contra las empresas cuando no quieran cumplir con su función de retención. Es evidente que la filosofía de la actual Corte es la de proteger la independencia económica y la autonomías fiscales.

Las actuaciones administrativas.

El 28 de agosto del 2001 Nidera fue notificada de una inspección en su domicilio empresarial por parte de los agentes fiscales de la DGR, quienes requerían datos y documentación por percepciones que omitió realizar sobre terceros, como agente de retención en concepto de Ingresos Brutos. La empresa realizó su descargo tratando de demostrar "su falta de condición fiscal" como agente de retención ya que sus insumos no se vendían a minoristas sino que se facturaban solamente a distribuidores que lo utilizaban para su producción y a productores en forma directa. El Ministerio de Hacienda no hizo lugar al reclamo administrativo. Aquel acto, impugnado mediante recurso de reconsideración, fue rechazado por Resolución 885/02 motivando la presentación por parte de la trasnacional de un recurso de apelación, que también le fue denegado. Sin embargo se le posibilitó darle el tratamiento de un recurso jerárquico y se lo elevó al Ministerio. Aquel elevó las actuaciones al Tribunal Administrativo de Apelación cuyo dictamen favoreció a La Pampa.

Recurso ante la CSJ.

Agotadas las instancias administrativas Nidera, a través de su apoderado local Sergio Aníbal Sánchez Alustiza, interpuso demanda contencioso administrativa contra el Estado provincial impugnado la sentencia del Tribunal Administrativo de Apelación y la Resolución de la DGR. El fallo del Superior Tribunal de Justicia, del 26 de abril de 2007, rechazó el contencioso en contra de La Pampa. En septiembre la multinacional interpuso un recurso extraordinario federal invocando la doctrina de la "arbitrariedad" y expresando "que se lesionaron derechos y garantías dispuestos en la Constitución, violándose así el derecho a la propiedad y libertad de comerciar". El 17 de agosto el STJ declaró inadmisible el recurso extraordinario federal interpuesto. Aún así la transnacional recurrió a la Corte Suprema intentando dar vuelta el fallo desfavorable. Como se dijo, la CSJ rechazó el recurso extraordinario declarándolo inadmisible y desestimando la queja.

¿Quién es Nidera?

Nidera SA fue creada en la ciudad de Rotterdam, Holanda, en 1920, por un grupo de comerciantes de granos. En 1929, sus fundadores emigraron a nuestro país, donde crearon Nidera Argentina SA, estableciendo una exportadora de granos. Su nombre es un acrónimo de las principales plazas del mercado granario mundial por aquel entonces: Netherlands (Holanda), India, Deutschland (Alemania), England (Inglaterra), Rusia y Argentina. La compañía construyó una red de negocios global, con presencia en 22 países. Sus unidades de negocios venden 20 millones de toneladas de granos, oleaginosas, aceites vegetales, comida para ganado y derivados de la biotecnología. También incursiona en los fletes oceánicos, fondos de inversiones directas (pooles) y biocombustibles, facturando mundialmente unos cuatro mil millones de dólares anuales. Pertenece al club de los pooles de siembra junto otros peso pesados como Cargill-Monsanto, Dreyfus, Bunge y Born, Syngenta, Basf, Grupo Glencore (ex Oleaginosa Moreno) y Grobocopatel.

Ahora La Pampa cuenta con un antecedente legal para imponer sus exigencias fiscales sin que las empresas puedan ampararse en dictámenes jurídicos de sus casas matrices.

Comentá la nota