La Provincia aún no se expidió sobre Curtarsa

Al cierre de esta edición, la curtiembre continuaba clausurada. El Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible todavía no tomó una decisión.

Con la fábrica cerrada, crece el malestar de los trabajadores. De mantenerse la medida, desde el sindicato prometen una movilización a la Municipalidad.

Las horas pasan y la tensión crece en torno a la clausura de Curtarsa, dispuesta por el municipio el lunes de la semana pasada.

La última palabra continúa en poder de la Provincia, que aún no se expidió al respecto. Luego de la medida tomada por la Dirección de Medio Ambiente, las diferencias de criterio entre la Municipalidad y el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) quedaron al descubierto. Aunque los funcionarios municipales evitaron realizar declaraciones públicas en ese sentido, fuentes cercanas al gobierno municipal que siguen el tema confiaron a EL CIVISMO que el OPDS no vio con buenos ojos la clausura de la empresa.

Aseguraron, además, que representantes bonaerenses que el martes pasado visitaron la planta ubicada en Jáuregui manifestaron la intención de levantar la sanción.

Mientras la Provincia dilata una decisión, crece el malestar de los empleados de Curtarsa. De continuar la medida, desde el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Cuero adelantaron a este medio que impulsarán una movilización a la Municipalidad.

El secretario general del gremio, Claudio Martínez, fue contundente: “Tengo a la gente inquieta. Esto se va a poner en zona de riesgo en cualquier momento. Si no se levanta la clausura, vamos a realizar una movilización, no sólo de curtidores sino de otras zonas aledañas. Creo que si hay una movilización, va a ser muy grande”.

El viernes último, los representantes del sindicato mantuvieron una reunión con la intendenta Rosso. En ese encuentro, la jefa comunal prometió acercar documentación sobre los motivos de la clausura. Martínez indicó que “todavía no nos entregó nada”.

DÍA D

Después del comunicado que difundió Prensa Municipal al día siguiente de la clausura, la comunicación oficial sobre el tema se cortó. Los funcionarios se sumaron a la estrategia del silencio o, a lo sumo, a la de realizar declaraciones off de record.

Sin embargo, esta semana trascendió que la estrategia del municipio es recabar más datos que impidan a Provincia dejar sin efecto la medida. El lunes, algunos de sus allegados esperaban que Rosso comunicara un dato que puede prolongar la clausura. Esa información estaría relacionada con los resultados que arrojaron las muestras de los efluentes de la empresa.

Pero el lunes volvió a triunfar el silencio. La única comunicación que recibió este medio, después de reiteradas consultas, indicaban que el Ejecutivo se encontraba a la espera de más datos técnicos.

Ahora, todo hace suponer que hoy será un día clave, ya que en la misma comunicación adelantaron que Rosso hablará sobre el tema en el transcurso de la jornada. Por otra parte, en el sindicato también consideran decisivas las próximas horas, aunque a esta altura la entidad gremial sólo analiza dos alternativas posibles: volver al trabajo o marchar hasta la Municipalidad.

En la mañana de ayer, en tanto, tres representantes de Curtarsa se hicieron presentes en el Palacio Municipal, entre ellos el responsable de Medio Ambiente de la firma, Raúl Sánchez. Los enviados de la curtiembre pretendían hablar directamente con la intendenta. Así lo comunicaron a la trabajadora municipal que los atendió. “No podemos decir nada”, dijo Sánchez ante la consulta de EL CIVISMO. Tanto en Prensa Municipal como en la secretaría privada de Rosso no se animaron a confirmar si la reunión finalmente se llevó a cabo.

“Siempre estuvieron fuera de la ley”

Mientras continúa la incertidumbre sobre la suerte que correrá la clausura de Curtarsa, las organizaciones ambientalistas de Jáuregui siguen con especial atención el desarrollo del tema.

Regina Palomar, integrante de la Asociación Eco Vida en el Oeste Bonaerense (AEVOB), dijo que la empresa “nunca funcionó como corresponde”, ya que “siempre estuvo fuera de la ley y nadie se la hizo cumplir”.

“Curtarsa siempre fue apañada por Provincia. Nosotros sabemos que en este momento el problema no está en la Municipalidad, sino en la Provincia. En realidad siempre estuvo en la Provincia, aunque antes se hacía la vista gorda y ahora no se hizo la vista gorda de parte del municipio. Esperemos que Provincia esté de acuerdo a las circunstancias y actué en consecuencia, y no se deje llevar por intereses creados”, dijo Palomar.

La vecina reiteró que “la empresa no puede estar en el pueblo porque siempre tiene un problema”. También se refirió a una de las irregularidades que motivaron la clausura. Se trata de un horno para secar barros que Curtarsa puso en funcionamiento sin contar con autorización provincial.

“Ellos no tienen más donde tirar los barros. Para abaratar costos quieren secar los barros en Jáuregui. Secar los barros significa más contaminación del aire, que va contra la salud nuestra. La contaminación va a empeorar terriblemente. Tenemos que luchar para que no se habilite ese horno”, expresó Palomar.

Comentá la nota