La Provincia estudia aumento a estatales en dos pagos desdoblados de cien pesos cada uno

El gobierno provincial estudia un ofrecimiento de 200 pesos a los gremios estatales en dos pagos escalonados, cien con el sueldo de octubre y otros cien con el de noviembre, en concepto único y no remunerativo, lo que equivaldría a la Provincia a una erogación extra de 20 millones de pesos para alcanzar a los empleados públicos, docentes y de regímenes especiales.
Ayer en la Secretaría de Trabajo, el secretario General de la Gobernación, Ricardo Sosa, volvió a reiterar la voluntad del gobierno provincial en otorgar un aumento a estatales, pero no hubo una oferta concreta, lo que hizo que los sindicalistas se retiraran sin ninguna propuesta en firme para transmitir a sus afiliados.

Por la mañana asistió a la sede laboral la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), encabezados por su alterno Juan Monserrat, el que al retirarse dijo que el viernes en el plenario se evaluará el plan de lucha a seguir por los educadores provinciales y privados, y que no descartaba un paro que podría ser dispuesto para la primera quincena de octubre.

Por la tarde asistió el titular de la Unión de Personal Superior, Domingo Ovando, quien recibió similares explicaciones por parte de Sosa, ninguna propuesta de aumento, y ambos gremios fueron convocados a una nueva reunión el próximo jueves, sin que ello impida en "volverse a reunir" en cualquier momento, si la situación así lo amerita.

El gobierno provincial debió dejar en la bolsa la propuesta de 150 pesos por única vez, y busca la manera de juntar los fondos para estirar el ofrecimiento a 200 pesos en dos pagos, lo que llevará a los sindicatos a la discusión de tratar de que uno o los dos pagos puedan ser remunerativos, para que algo le llegue a los jubilados.

Posturas divididas

En este sentido hay gremios más permeables y otros más inflexibles, como la UEPC, que no quiere nada que no sea remunerativo. La firme postura del gremio de los docentes provinciales llevó preocupación al gobierno, en especial luego de las duras declaraciones de Juan Monserrat, en el sentido que las nuevas medidas podrían implicar toma de escuelas y otras propuestas que, hasta la fecha, no se habían realizado.

Para juntar fondos, el gobernador Juan Schiaretti definió un ajuste en la Provincia que motivó una dura reunión de Gabinete el martes pasado, entre ministros que ven comprometida su gestión por los paros de los estatales, y otros que no quieren firmar un endeudamiento sin saber de dónde "rasparán" los fondos para cubrir los desembolsos a fin de año.

Comentá la nota