Provincia envió hospital móvil a Areco y reforzó medidas preventivas

El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires envío esta mañana un hospital móvil para la atención de los evacuados, 5.000 repelentes y, en las próximas horas, mandará un refuerzo de pastillas potabilizadoras de agua además de vacunas contra la el tétanos, la difteria y antirrábica humana, para enfrentar los riesgos sanitarios que acarrean las inundaciones en San Antonio de Areco.
Por su parte, el ministro Alejandro Collia, instruyó al director de Epidemiología de la cartera sanitaria, Mario Masana Wilson, para que efectúe un informe del riesgo sanitario y capacite tanto al equipo de salud como a los promotores barriales en la prevención y control de enfermedades derivadas de la inundación.

"Esta situación acarrea un mayor riesgo de hepatitis A, leptospirosis, dengue y todas las enfermedades que son transmitidas por vectores como las ratas o los mosquitos", advirtió Masana Wilson, y enfatizó que si bien "hasta el momento no hay personas enfermas, estamos trabajando fuertemente en acciones preventivas, especialmente en la vigilancia entomológica, que implica el control de mosquitos como el Aedes aegypti y roedores y en el saneamiento del agua para consumo humano".

Como primera medida, la cartera sanitaria instaló un hospital móvil al lado del gimnasio municipal Santiago Luján Saigos, donde se refugian los 600 evacuados de San Antonio de Areco.

"En las próximos horas estaremos entregando al municipio un refuerzo de 500 dosis de vacuna Doble Adultos (contra tétanos y difteria) y 200 dosis de antirrábica humana", detalló Masana Wilson.

Además, se dispuso poner en alerta al hospital, hecho que implica postergar las consultas y cirugías que no requieran urgencia en favor de las patologías agudas que pudieran surgir a raíz de la inundación.

"Por otra parte, como la acumulación de agua acelera el desarrollo de los mosquitos, entregamos repelentes para evitar tanto el dengue como el resto de las enfermedades transmitidas por estos insectos", explicó Masana Wilson.

Más temprano, el General del Ejército Argentino Claudio Montero, a cargo del operativo en la zona del desastre de inundación confirmó que mantendrán en momentos más un encuentro este mediodía con los principales encargados de las tareas de prevención en el lugar, en donde una de las mayores preocupaciones está dada en la posibilidad de que se presenten casos de dengue autóctono.

En ese sentido, si bien hasta el momento no hubo "ninguna noticia" respecto a algún operativo especial de lucha contra el dengue, el funcionario del ejército aseguró que en la reunión del Comité de Crisis para tratar este tema, entre otros que preocupan al municipio, "dentro del temario está previsto tratar este tema y ya tomar medidas de acción directa", confirmó.

Además, Montero, recordó que "ayer hubo un día de intenso calor, y hoy, la lluvia", por lo que dijo que "todo puede ser un foco propenso para este flagelo del dengue", opinó.

Por otra parte, anunció el arribo de una segunda planta potabilizadora de agua, destinada a "los evacuados y a los que lo necesiten". Entre ambas se potabilizó, hasta el momento, un promedio de 1.500 litros de agua por hora.

Comentá la nota