La Provincia no entrega viviendas terminadas y sorteadas durante 2008

Treinta y dos unidades habitacionales que fueron terminadas en el mes de junio y sorteadas en agosto del año pasado, aún no fueron entregadas a quienes salieron favorecidos en aquella oportunidad. Mientras los adjudicatarios esperan, el municipio gasta más de $12.000 mensuales en concepto de vigilancia para preservarlas de posibles saqueos, daños y usurpaciones.
Hace algunos años se culminaron y entregaron las primeras 32 casas, al tiempo que se comenzaban las obras de las que hoy esperan por sus ocupantes definitivos, mientras que en la actualidad está en plena etapa de ejecución las 32 últimas que completarán en poco tiempo más el proyecto original de 96 propiedades.

Este complejo habitacional si bien se construye con fondos del Gobierno de la provincia de Santa Fe, el municipio local dispuso desde el inicio del plan de una importante cantidad dineros propios para mejorar la calidad de cada vivienda, las cuales se hubieran entregado originalmente sin pisos y con chapas comunes en los techos, y hoy cuentan con cerámicos en todos los ambientes y chapas color en los techos, entre otras mejoras.

Historia

El día jueves 7 de agosto de 2008, representantes de la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo, encabezados por la Lic. Ana María de Castellanos y María de los Ángeles Montoya, entre otros y autoridades municipales, realizaron ante escribano público el sorteo de preselección de titulares y suplentes y posteriormente de ubicación de las 32 viviendas, 16 de dos dormitorios y 16 de tres dormitorios.

Tras el acto mencionado, las 32 familias que resultaron preseleccionadas presentaron la documentación correspondiente para someterse a las evaluaciones y averiguaciones internas de la Dirección Provincial de Vivienda en el Registro de la Propiedad.

Hoy, a ocho meses de aquel acto, treinta y dos familias esperan que el Gobierno de la provincia se digne a realizar el acto definitivo de adjudicación y entrega de las viviendas.

Situación compleja

Desde la finalización de esta segunda etapa, en junio de 2008, y ante el riesgo de usurpaciones como las que se habían dado en la ciudad de San Lorenzo unos meses antes, el Gobierno municipal de Puerto General San Martín dispuso, al igual que lo hiciera con las 278 propiedades del Plan Federal de Viviendas hasta la entrega a sus definitivos moradores, la implementación de un servicio permanente de vigilancia desde las 19.00 y hasta 07.00 hs, de lunes a lunes, con un costo mensual aproximado a los doce mil pesos.

Pero más allá de los casi $120.000 que lleva aportados el municipio en ese concepto, el verdadero problema radica en las personas que esperan en forma urgente la entrega de sus casas.

Para algunos de estos vecinos el alquilar una propiedad sea convertido en una verdadera pesadilla por los grandes incrementos que en la materia se registraron en los últimos tiempos. Otros, esperando confiados la entrega de estas unidades no renovaron sus contratos de alquiler y debieron recalar con sus hijos en la casa de algún familiar, en tanto que varios están a punto del vencimiento de su actual contrato de arrendamiento y no saben a ciencia cierta que es lo que deben hacer.

Por todas estas circunstancias, el intendente Carlos De Grandis, expresó su más profundo malestar y sostuvo: "Me parece que se está jugando con la gente. No puede ser posible que en ocho meses no hayan podido entrecruzar la información con el Registro de la Propiedad para saber si los que fueron los favorecidos en el sorteo poseen o no alguna propiedad y si son merecedores, según el reglamento y la documentación que presentaron, de acceder a sus casas. Estamos hablando de 32 personas, no de cientos o miles. Y a nosotros nos suman un gasto extra en materia de vigilancia para cuidar que nadie se meta como ya paso en otros lados y que nunca más los pudieron sacar", culminó el mandatario.

Comentá la nota