En la provincia se edifica con normas sísmicas de más de 20 años de vigencia.

Las obras privadas todavía se construyen según pautas de 1982. Los municipios se deben adherir a una nueva norma.
Pese a que hace tres años que existe un nuevo régimen de pautas antisísmicas para la construcción de edificios en zonas sísmicas, en Mendoza, las obras privadas continúan realizándose en base a normas del año 1982. Para actualizar el sistema e implementar el nuevo régimen, las comunas deben adherir a la norma creada en 2005, que actualmente rige para las obras públicas de la provincia.

En Mendoza, las viviendas se edifican en base a normas de 1982, que han quedado desactualizadas frente a las características edilicias que se requieren para enfrentar un sismo de gran intensidad. Esto es a pesar de que en el año 2005 un equipo interdisciplinario de especialistas confeccionó un escrito con las necesidades materiales y de controles a las obras para que sean sísmicamente resistentes. "En el único caso en el que se utiliza el nuevo reglamento es para las obras públicas, a través del decreto 3.525 que firmó el ex gobernador Julio Cobos, que da aplicación al Centro de Investigación de Reglamentos nacionales de Seguridad para Obras Civiles (Cirsoc) y el Instituto de Prevención Sísmica (Inores) Cirsoc. Es decir, que las escuelas, diques, hospitales u otros edificios construidos desde ese momento aplican las nuevas directivas, pero esto no afecta la obra privada", explicó Carlos Llopiz, titular del Instituto de Mecánica Estructural y Riesgo Sísmico (Imeris).

Si bien ya funciona en el ámbito de las obras públicas, para aplicar las normas Cirsoc e Inores-Cirsoc los municipios deben aplicarlas a través de un decreto. Llopiz afirmó que Godoy Cruz es el único que está aplicando estas normas a lo privado. "Es indispensable que el resto de las comunas sigan el modelo de ese departamento y apliquen estos requisitos a las construcciones privadas. Además, es importante que se realicen los controles pertinentes para constatar que, efectivamente, el Gobierno esté aplicando el reglamento para las obras públicas que se están inaugurando y construyendo", declaró Llopiz. El especialista también afirmó que en la provincia queda aún queda mucho trabajo por hacer para estar preparados ante un sismo de gran magnitud, como el que se dio en Mendoza en 1861. "Mendoza, en prevención sísmica, no está aprobada, se deben reforzar los controles y trabajar en la materia", concluyó Llopiz.

Comentá la nota