La Provincia creará un registro único de vendedores de alcohol

La dependencia de Prevención de la Drogadicción prevé controlar el stock de alcohol que cada fin de semana se comercializa en Córdoba. Aseguran que la bebida es la principal droga de la provincia. El proyecto de ley incluirá a la Municipalidad, la Afip y la DGI. Oficialmente se presentará el próximo nueve de setiembre.
Con el doble objeto de aunar esfuerzos entre la Provincia, el municipio y el gobierno nacional; y de propiciar el puntapié inicial para terminar con la venta de alcohol desmedida en la noche cordobesa, la Secretaría de Prevención de la Drogadicción de Córdoba se apresta a presentar un proyecto de ley que prevé, entre otras cosas, la creación del "Registro Unico de Expendedores de Bebidas Alcohólicas".

La medida -que llega luego de que el flamante director de Control Integral de la Vía Pública, Javier Pueyrredón reconociera que la noche en la ciudad es un "completo descontrol"-, tiene como meta "terminar con la comercialización desmedida de la principal droga que afecta a los cordobeses: el alcohol", afirmó su propulsor, Sebastián García Díaz.

El sistema funcionará a partir de la sanción de una ley. Tanto expendedores –kioscos, despensas, bares, boliches, negocios mayoristas- como fabricantes, tendrán un período de 30 días a partir de su sanción para inscribirse en el nuevo Registro. A partir de allí, comienzan los controles de stock.

Según explicó García Díaz, el alcance del proyecto será expuesto el próximo nueve de setiembre, pero adelantó que una vez implementado, se trabajará junto a la Municipalidad de Córdoba, la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) y la Dirección General Impositiva (DGI) "para controlar qué se vendió y a cuántas personas". De esta manera se podrá realizar algo similar a un control de alcoholemia "sin encontrarse en el lugar al momento de la comercialización".

El sistema funcionará, entre otras cosas, para agilizar los controles nocturnos que realiza la Municipalidad en distintos boliches de la ciudad. Así, cuando un inspector municipal se dirija al dueño de un boliche, consultará la planilla de stock y verificará cuánta gente concurrió al establecimiento. "Generalmente los bolicheros te mienten y dicen que un sábado entraron a su local unas 120 personas. Verificamos cuánto alcohol se vendió a través de la planilla de stock y sabemos que los 120 jóvenes consumieron X cantidad de alcohol, es decir que tienen X índice de alcohol en sangre. Al verse expuesto, el comerciante seguramente aceptará que en su local entró el doble de gente de lo declarado, con lo cual, si no lo atrapamos por la cantidad de alcohol que vendió, lo atrapamos por exceso de capacidad", afirmó García Díaz.

Además, el funcionario anunció que se extenderá el alcance del 0-800 denuncia para abarcar la venta de alcohol en menores. "Con esto se cubrirá otra pata, que es el control de venta de alcohol en kioscos o despensas". "Estamos trabajando para cubrir todo el espectro de control. No queremos que se siga infringiendo la ley ni que un grupo de comerciantes envenene a nuestros jóvenes con la droga más peligrosa", afirmó García Díaz.

Polémica y medidas

La semana pasada se desató la polémica cuando el flamante director municipal de Control Integral de la Vía Pública, Javier Pueyrredón, afirmó que gran parte de la incapacidad de controlar la actividad nocturna en Córdoba viene de la mano de la "insolencia" de los empresarios, que no cumplen las normativas porque "no tienen nada que perder" ya que se "dedican a la comercialización de drogas y a la prostitución".

En este marco, Pueyrredón anunció la puesta en marcha de una serie de medidas municipales tendientes también a profundizar el control del mercado nocturno de Córdoba (Ver aparte). Lo cierto es que, entre las medidas municipales y las provinciales, la comercialización ilegal de alcohol tanto en boliches como en establecimientos diurnos tiene los días contados. "No queremos que ningún chico de 15 años pueda sentarse en un kiosco y tomar alcohol. Tampoco queremos que el adulto que le vendió el alcohol quede impune. Por eso estamos todos trabajando, juntando esfuerzos", concluyó García Díaz.

Comentá la nota