CGT y provincia cierran filas para frenar los despidos "preventivos"

Las regionales santafesinas de la Confederación General del Trabajo (CGT) y el gobierno provincial cerraron filas para frenar despidos injustificados en las empresas y reforzar los canales de negociación en los sectores que estén verdaderamente afectados por el impacto de la crisis financiera internacional, de modo de preservar los puestos de trabajo.
Habrá reuniones periódicas de seguimiento y se trabajará en dos frentes: intervención conjunta para incentivar las mesas de consenso en las cadenas productivas en problemas, pero también articulación de acciones gremiales con las herramientas legales del Estado provincial cuando los ajustes provengan de una sobreactuación de la crisis por parte de la patronal.

En términos generales ese fue el saldo de la reunión que durante una hora mantuvieron ayer 40 representantes de las nueve regionales cegetistas de la provincia con los ministros de Gobierno y Trabajo de la provincia, Antonio Bonfatti y Carlos Rodríguez. El encuentro se realizó por invitación de los funcionarios luego del cónclave que los dirigentes sindicales mantuvieron ayer en la sede de la CGT Rosario, en la cual se realizó un diagnóstico de la situación laboral, que registra en un mes más de dos mil trabajadores afectados por cesantías.

Los dirigentes cegetistas reaccionaron esta semana cuando empresas de distintos sectores y distintos puntos de la provincia aceleraron las medidas de ajuste, en una clara sobreactuación frente al impacto de la crisis internacional y desoyendo incluso los llamados al consenso que venía realizando el gobierno provincial, que adoptó una actitud similar a la del conflicto del campo, durante el cual justamente fueron estos sectores los que pedían diálogo y lograron casi en un hecho inédito acordar puntos en común con actores sociales y políticos.

Con la intención de marcar la cancha y encarrilar el camino de la negociación, ayer los gremios se declararon en alerta y movilización y pidieron a la administración de Hermes Binner que utilice "todas las herramientas legales" para resguardar las fuentes laborales.

Ya en el encuentro que compartieron dirigentes y funcionarios en la sede de la Gobernación, Rodríguez les devolvió otro pedido: que los gremios denuncien las medidas empresarias que afectan la estabilidad laboral para que el Estado pueda intervenir con información anticipada y cierta.

La cartera laboral actuó en las últimas semanas en 50 negociaciones y conversaciones con 40 empresas de toda la provincia, en la que estuvieron involucrados unos 15 gremios. Se dictaron tres conciliaciones obligatorias y cuatro procedimientos preventivos de crisis. Rodríguez pidió "verdadera responsabilidad empresaria, que no es sólo pintar escuelas sino preservar los puestos de trabajo".

"Hay gente a la que le fue muy bien en los últimos tres años y no puede ser que ahora, cuando llegan las vacas flacas, los únicos que paguen los costos sean los trabajadores: habrá que disminuir ganancias o sacar plata de abajo del colchón", dijo.

Rodríguez aseguró que con los gremios coincidieron en que "no hay que hacer de esta realidad una catástrofe" porque "hay problemas de los que nos estamos ocupando pero no son masivos".

De todos modos, la impresión que dejaron los dirigentes cegetistas es de profunda inquietud. Por lo pronto, confían en que la demostración de fuerza sindical y del Estado permitirá acotar los casos de "telegrama fácil" y, en todo caso, obligar a las cámaras empresarias a respetar las mesas de consenso para encontrar alternativas caso por caso para capear la crisis. Así, se instrumentaron mesas para sectores como el mueble y el aceitero.

Comentá la nota