La Provincia casi no envía dinero para seguridad

Las comisarías carecen de caja chica para los gastos fijos. Tampoco mandan para el combustible de los patrulleros.
El detalle de cómo es usado el dinero de la Tasa Complementaria de Seguridad dejó un dato que asusta: de los 150 mil pesos que ingresan, 100 mil se gastan por mes en combustible para patrulleros.

La cifra no es sólo culpa del precio de la nafta sino de algo aún más grave: la Provincia no envía dinero con ese fin. El problema toma una dimensión más peligrosa si se tiene en cuenta que el Gobierno bonaerense se había comprometido a costear ese insumo básico para los patrulleros.

La situación de la Tasa Complementaria refleja que la Provincia ya casi no envía fondos para la seguridad de Junín. De hecho, según denuncian en las dependencias policiales, ya no hay más dinero para la "caja chica", una herramienta que permite llevar adelante los gastos mínimos y cotidianos.

"Me aterra pensar que estamos gastando 100 mil pesos de combustible en patrulleros y que la Provincia no pone cinco centavos. No sé si es problema del Gobernador, del ministro, pero sé que Junín está poniendo muchísima plata para que funcione la Policía y la seguridad", resumió Osvaldo Giapor, dirigente de la Comisión de Seguimiento de esa tasa.

"Evidentemente, si gastamos tanta plata en combustible y la Provincia no nos asiste, no sé hasta qué punto seguiremos con esta tasa. Acá nos tiraron toda la responsabilidad encima y la Provincia no hace nada", se quejó.

Además de los 100 mil pesos que aporta la Tasa, el Municipio gasta alrededor de 25 mil para el arreglo de las unidades. "Es mucho dinero del que no se hace cargo el Gobierno bonaerense. Hemos llegado a un punto de desesperación", definió.

Jorge Libonatti, también dirigente de la Comisión, auguró un futuro negro para la Tasa. "En este momento estamos gastando más de lo que entra por este tema. A este ritmo, a fin de año no llegamos", pronosticó.

Entrada y salida

"Estamos gastando 100 mil pesos de combustible mensualmente y entran 150 mil pesos por mes. Además, tenemos todos los gastos de reparaciones, papelería y ayuda a la comisaría. Estamos muy preocupados: la Provincia se había comprometido a hacerse cargo del 100% del combustible", recordó.

El problema es, para Libonatti, cada vez más peligroso. "No se puede entender: el Estado debe soportar todos los gastos de salud, educación y seguridad, para eso pagamos los impuestos. Esto no existe en ninguna parte del mundo", se quejó.

"Nos tienen apretados con el temor de que si nosotros suspendemos la tasa nos quedemos sin seguridad. Algún día habrá que tomar alguna medida porque no se puede seguir así", dijo.

El problema no sólo es detectado por los dirigentes de la Comisión, sino en el Municipio. "Es cierto que se le está reclamando a la Provincia acciones más concretas en lo que tiene que ver al financiamiento. Las comisarías y las dependencias se están quedando sin cajas chicas", denunció Damián Itoiz, secretario de Seguridad.

"Ya no tienen desde hace algunos meses y esto implica que nosotros tenemos que hacer un gasto también que es de la Provincia. No es de gran magnitud pero va sumando", explicó.

La situación puede comenzar a perjudicar a la seguridad de la ciudad. "Tendremos que hablar con los jefes de las dependencias porque si tenemos que hacer algún ajuste que sea lo menos doloroso posible", desarrolló.

"La Comisaría Primera, por ejemplo, no tiene caja chica. El capitán Russo dice que así no pueden funcionar. Hicimos un reclamo al Ministerio para las cajas chicas, pero tampoco podemos dejar a la Policía sin elementos para trabajar", reconoció.

"Cuando se habla de atacar de una manera integral la inseguridad, una parte es la calidad de vida que se presta a los policías que son quienes tienen que combatir el delito", lanzó contra el Gobierno de Daniel Scioli.

Comentá la nota