La Provincia busca fondos para que las comunas paguen sueldos

Gestiona ante Nación que los giros que reciben los municipios por el fondo de la soja puedan usarse para salarios
La caída en la recaudación propia conjugada con la disminución de los giros por coparticipación que reciben de la Provincia, están generando graves dificultades en diversos municipios bonaerenses para poder pagar los sueldos a sus empleados.

En su ediciones pasadas este diario dio a conocer que algunas comunas ya han decidido desdoblar los pagos, como el caso de Necochea y Bragado. Lo mismo ocurre en Coronel Suárez, donde los municipales acampan desde hace 25 días frente a la sede comunal. Hace un par de meses, en Brandsen los funcionarios debe esperar a que primero cobren los trabajadores. Y otras municipalidades afrontan reclamos salariales a los que no pueden dar respuesta.

La situación tiende a generalizarse y ya varios intendentes admiten que realizan enormes esfuerzos para juntar "peso por peso" y poder así pagar sueldos a los empleados.

El gobierno bonaerense también afronta serias dificultades financieras. Y si bien ha dispuesto adelantos de coparticipación para una veintena de comunas con forma de auxilio, ahora estaría buscando que la Nación le facilite a los municipios una solución.

La idea sobre la que se trabaja requiere el acuerdo del gobierno de Cristina Kirchner. A lo que apuntaría la administración sciolista, según trascendió, es que los fondos nacionales que se están transfiriendo a las comunas por la descentralización de parte de los recursos que provienen de las retenciones a la soja, puedan ser de libre disponibilidad para las administraciones locales.

UNA PROPUESTA

El puntapié inicial lo dio un intendente del radicalismo hace cerca de un mes, cuando en una reunión con el gobernador Daniel Scioli realizó el planteo. Y si bien varios jefes comunales no estarían de acuerdo, liberar esos fondos para poder pagar sueldos sería un paliativo en el que pensaría el gobierno provincial.

Actualmente, esos fondos variables según cada municipio pero que para algunas comunas rondan el millón de pesos, están afectados a la ejecución de obras. Y ahora lo que busca el gobierno provincial es que puedan ser utilizados para financiar gastos corrientes. Sería una salida parecida a la que busca la propia Provincia para afrontar sus propias erogaciones.

Como se dijo, algunos intendentes se oponen a utilizar ese recursos para contar con fondos adicionales. "Con esa plata estamos haciendo las pocas obras que tenemos en marcha", dicen. Y piden que la Provincia reclame a la Nación "los fondos que le corresponden y que nos coparticipen".

Comentá la nota