La Provincia asistirá con personal a los municipios donde haya paro.

Lo decidió Urribarri por las protestas sindicales en ciudades como Concordia y Gualeguaychú.

El gobierno provincial anunció ayer que colaborará con los municipios en la prestación de servicios básicos que se vean resentidos por los paros de trabajadores de esas comunas.

El anuncio se formuló después del encuentro que mantuvieron el ministro de Gobierno Adán Bahl con el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo.

El funcionario provincial señaló que el gobernador Sergio Urribarri le dio instrucciones precisas para que "todos los organismos y dependencias del Estado provincial" estén a disposición de esos municipios "para colaborar y solidarizarse con los vecinos de Gualeguaychú y con los vecinos de cualquier otro municipio que sufra estas situaciones".

En este sentido, el ministro expresó: "Creemos que es imprescindible que una ciudad turística como Gualeguaychú pueda recibir la prestación de los servicios, la recolección de residuos o la limpieza por ejemplo, más aún en este momento de fin de semana largo con la llegada de numerosos turistas".

Por esa razón instó a "dejar de lado a veces diversos planteos" y destacó que "las demandas de las prestaciones públicas son muy importantes ya que nos pueden afectar a todos, en casos como es hoy la amenaza de enfermedades como el dengue, por eso es clave que los servicios de las municipalidades se presten con eficiencia y normalidad, hay que ser solidarios entre todos", insistió.

"El gobierno entrerriano va a estar por solidaridad, por compromiso, porque el pueblo de Gualeguaychú se lo merece, por la gente que pasea por allí, y fundamentalmente por una cuestión de solidaridad con todos. De ninguna manera se puede poner en frente (por el paro) la situación de interrupción de determinados servicios", indicó el ministro.

La decisión oficial, que en principio se aplicará en Gualeguaychú donde el acatamiento del paro por tiempo indeterminado ayer fue casi total; alcanzaría también a Concordia, que tiene problemas similares aunque no tan profundos; y a cualquier otro municipio que atraviese ese trance.

Ayer se reunieron en Paraná los intendentes justicialistas y elaboraron un documento donde esgrimen las principales razones que limitan una recomposición salarial (ver solicitada en página 5 de la edición en papel).

Los jefes comunales señalaron que en el marco de la crisis financiera internacional deben extremarse las decisiones prudentes y no se pueden asumir obligaciones que después no se podrán cumplir.

Además de recordar que el año pasado se produjo una recomposición salarial en todos los municipios, señalan que en la actualidad es imposible tomar una determinación similar, a menos que se financie con un fuerte incremento de tasas e impuestos, lo que creen que no resultaría justo.

Bordet pidió prudencia

El intendente de Concordia, Gustavo Bordet, solicitó "prudencia" a los trabajadores municipales "al menos" durante el primer semestre del año.

"Son tiempos de trabajar con cordura, responsabilidad, garantizando las prestaciones de servicios básicos y también garantizando el pago de sueldos el último día hábil del mes", aseveró el jefe comunal en declaraciones a APF.

"Estamos en un contexto de recesión, donde hay ingresos que están estabilizados, sin posibilidad de crecer, al menos durante el primer semestre", explicó Bordet, quien además advirtió que "tocar cualquier variable salarial implicaría comprometer seriamente el presupuesto de nuestros municipios".

En el mismo sentido, señaló que "son tiempos de trabajar con cordura, responsabilidad, garantizando las prestaciones de servicios básicos y también garantizando el pago de sueldos el último día hábil del mes. Pero no embarcarnos en aventuras, porque podemos solucionar un conflicto en lo inmediato, pero en el largo plazo nos va a implicar dejar de prestar servicios, y si los servicios no se prestan, no se pagan las tasas, y se deberá dejar de pagar sueldos", explicó.

Fuertes cuestionamientos al diputado peronista Almada

Durante el encuentro de los intendentes realizado ayer quedó claramente expresado el malestar que existe con el diputado provincial Juan Carlos Almada, quien encabeza en Entre Ríos la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram).

Según trascendió, varios intendentes le reclaman al legislador oficialista que tenga una actitud más contemplativa, ya que conoce las finanzas de los municipios, gobernados en su mayoría por justicialistas.

En el caso de Gualeguaychú, el sindicato local se enrola en la Federación que conduce Almada, y el paro que llevan adelante es "sin concesiones", se indicó.

Aunque también se escucharon reproches para el titular del sindicato municipal de Paraná, Hugo Vázquez, estos fueron menores que los dirigidos hacia Almada.

Vázquez, que también es diputado justicialista, encabeza la Federación de Empleados Municipales de Entre Ríos (Fedemer), que agrupa a otros gremios municipales de la provincia.

A tal punto llega el enojo de los intendentes, por entender que el victoriense Almada utiliza políticamente los reclamos sindicales, por intereses personales, que algunos se excusaron de participar de un encuentro con el legislador por entender que la situación "podría descontrolarse".

Halle advierte

El intendente de Paraná, José Carlos Halle, manifestó ayer "repudio a las actitudes que limitan y coaccionan el servicio público, que tiene que ver con que no se puede recoger la basura, no se trabaja en el cementerio. Son problemas gravísimos", advirtió.

"No podemos dar los aumentos de sueldo que se están planteando", señaló el jefe comunal de la capital entrerriana.

Comentá la nota