La Provincia asegura que la aprobación de la Emergencia no alcanza

El Gobierno nacional aprobó la Emergencia Agropecuaria 2009 para Corrientes. Significan diferimientos impositivos para los ruralistas afectados por la sequía que azota a la provincia desde noviembre de 2008 y que tiende a extenderse. El Gobierno provincial sigue reclamando fondos para ayudar a los pequeños productores.
La Nación comunicó el jueves a la Provincia la aprobación de la Emergencia Agropecuaria 2009 para Corrientes. En este marco, el secretario de la Producción, Pablo Maldonado Vargas, aclaró esta tardía homologación, sólo significará diferimientos impositivos nacionales, una medida que no basta para ayudar a los pequeños y medianos productores afectados por el fenómeno; recalcó así que la Provincia insistirá con la necesidad del aporte de 57 millones de pesos solicitado a la Nación hace más de dos meses, sin obtener aún una respuesta.

"La aprobación de la Emergencia para Corrientes sólo significan diferimientos impositivos para la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y las deudas contraídas con el Banco Nación", detalló el funcionario provincial en referencia al Decreto 33/2009, firmado por la Presidenta a inicios de este año en la que se declaró la Emergencia Agropecuaria Nacional para 14 provincias conforme al procedimiento previsto por la Ley Nº 22.193.

Maldonado Vargas recordó que la aprobación formal de la Emergencia decretada ya hace tres meses llegó primero para las provincias de Entre Ríos y San Juan, a pesar de que Corrientes, como sucedió con otros distritos, presentó en tiempo y forma los papeles necesarios para que no se produzca tardanza alguna en la instrumentación de los mínimos beneficios del diferimiento impositivo.

Cabe recordar que recientemente un grupo de diputados nacionales reclamó al Poder Ejecutivo nacional, a través de un pedido de informes, las razones por las cuales se retrasó la homologación de la declaración en una decena de provincias, entre las que figuraban Corrientes con otras zonas afectadas por la sequía como Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa, Santa Cruz, Chubut, Chaco y Santiago del Estero.

En esa oportunidad los legisladores recordaron que muchos pedidos de declaración parecieran haber sido retenidos de manera excesiva en la Secretaría de Agricultura, debido a un supuesto rigor formal al momento de analizar la procedencia de las solicitudes.

Más allá de esta demora, Maldonado Vargas recalcó que esta aprobación no significa una ayuda concreta, sobre todo para los pequeños y medianos productores, uno de los sectores damnificados con menores posibilidades económicas de afrontar los efectos del déficit hídrico prolongado que podría derivar en nuevas pérdidas impensadas tanto en la producción agrícola como la ganadera.

Por este motivo, el funcionario dijo que la Provincia seguirá insistiendo con el pedido de una ayuda de 57 millones de pesos a la Nación, ya elevada hace más de dos meses sin obtener respuestas, como el único camino para paliar las necesidades urgentes de este sector.

"Seguimos viendo que Corrientes es discriminada porque Chaco solicitó y hace un tiempo se le envió de manera inmediata 68 millones y recientemente se destinó una ayuda de más de un millón de pesos para productores de Entre Ríos", relató Maldonado Vargas.

Comentá la nota