La provincia analiza cómo reclamar a la Nación por la situación del sector agropecuario

Lo confirmó esta mañana el secretario del Sistema Agropecuario de Santa Fe. Sartor aseguró que los últimos vetos presidenciales a las leyes aprobadas en el Congreso de la Nación para asistir a las provincias en emergencia "no ayudan para nada".
Lejos de eso consideró que son como "un poco más de nafta que se tira sobre el fuego". Nuestro territorio ya registra pérdidas por $5.000 millones por el drama de la sequía.

Esta mañana el secretario del Sistema Agropecuario, Agroalimentos y Biocombustibles de Santa Fe, CPN. Carlos Alecio Sartor, informó que la provincia evalúa la forma más conveniente para reclamar a la Nación una ayuda real y certera para enfrentar el drama de la sequía que, al igual que a distritos vecinos, castiga duramente a los productores dedicados a actividades rurales.

Según dijo, "estamos analizando esta cuestión y seguramente haremos algún tipo de reclamo a las autoridades nacionales para que sea atendida la situación". No obstante recordó que, a través del gobernador Hermes Juan Binner, "venimos desde hace mucho tiempo sugiriendo la convocatoria al Consejo Federal Agropecuario en el que se debatan políticas" relacionadas con el sector.

De este modo, el funcionario se quejó de la actitud tomada por la administración de Cristina Fernández de Kirchner en torno al último veto a la Ley de Emergencia que el Congreso de la Nación aprobara, la cual preveía la designación de un fondo de asistencia a las provincias afectadas por emergencias climáticas por unos $500.000.000. Sin embargo mencionó que la larga sequía que lleva más de un año y medio ya arroja una pérdida cercana a los $5.000 sólo para Santa Fe, por lo que el monto antes consignado, dividido entre todos los distritos, sería solamente "un paliativo".

Así se refirió a los vetos publicados en el Boletín Oficial el mismo día que arrancaba el paro agropecuario que se concreta por estas horas y que eliminaro las iniciativas contenidas en la ley de Emergencia que beneficiaban con condonación, aportes especiales del Tesoro Nacional y créditos a tasa baja a unas siete provincias: Santa Fe, Río Negro, Catamarca, Mendoza Neuquén y Salta.

A ese se sumó el rechazo a la baja de retenciones en la provincia de Buenos Aires, artículo propuesto por el peronista disidente Francisco De Narváez, y otros proyectos similares que incluían partidas para destinarlas a las zonas declaradas en desastre, la excención impositiva de impuestos a las ganancias y bienes personales y otros artículos.

"Vemos con mucha preocupación este veto y hoy por hoy no existen herramientas alternativas para volver a poner en marcha el aparato productivo agropecuario provincial" mencionó el integrante del Gabinete.

Del mismo modo evaluó que la determinación de la gestión K "no ayuda para nada a solucionar el largo conflicto con el campo", sino, más bien, que "es como tirar un poco más de nafta al fuego" mientras todo el país "aguarda que de una vez por todas lleguen a un acuerdo".

Comentá la nota