Si la Provincia ajusta la valuación fiscal de las casas a lo real, las tasas pegan otro salto.

El martillero público local plantea un panorama problemático: las tasas que ya generan quejas de los vecinos están calculadas de acuerdo a tasaciones de inmuebles más bajas que lo real. Y cree que la Provincia en cualquier momento ajustará los valores y las tasas municipales de Olavarría pueden dispararse. Además, Mauro Saéz detalla que los nuevos valores han cambiado las prácticas de alquiler y la relación entre locatario y locador.
Por primera vez desde el aumento de tasas de Servicios Urbanos, un martillero público, Mauro Sáez apunta más al cálculo del gravamen que a los valores mismos, sobre todo porque cree que los costos que ya generan quejas de los vecinos pueden ser todavía más altos. ¿Por qué? Porque están calculados con tasaciones de inmuebles inferiores a lo real.

Además, Sáez cree que los nuevos índices locales son los que han hecho más complicados los acuerdos entre locadores y locatarios para determinar quién paga los “impuestos municipales”.

-¿Qué diferencia hay entre una valuación fiscal, lo que valúa el Estado y figura en los impuestos, y la valuación real, lo que en realidad vale una propiedad en Olavarría?

-En algunos casos, difiere hasta en un 300 por ciento. Pero en lo que sería el valor real de mercado y la valuación fiscal, la diferencia va desde un 150 ó 200 por ciento hasta un 250 ó 300 por ciento. Eso quiere decir que la valuación fiscal es inferior al valor real que tiene la propiedad.

-Esto ocurrió siempre...

-Siempre, pero no tanto. No con tanta diferencia.

-¿Se sospecha que puede haber más aumento en los impuestos (municipales, o tasas locales) a través del incremento de la valuación fiscal?

-Puede haber un aumento en los impuestos (municipales). Sin lugar a dudas; creemos que va a existir eso.

-¿Cómo ves en Olavarría el tema de la valuación fiscal y esta polémica que se ha generado por el nuevo sistema de cobros de servicios urbanos?

-Con respecto al tema de las tasaciones -yo hace 12 años que trabajo en esto- hace 10 años atrás nos guiábamos por la valuación fiscal para llegar a un valor predeterminado del valor de las ventas, para hacer el informe de tasación. Hoy realmente es imposible tomar como referencia la valuación fiscal que da la Provincia.

El Municipio creo que ha tomado la valuación fiscal de la Provincia para aplicarla a través de la tasa de Servicios Urbanos y al cobro de dicha tasa. A nosotros con los inquilinos nos está pasando, por ejemplo, que estaban pagando 15 ó 18 pesos por un galpón cerca de lo que es el barrio Hipólito Irigoyen, y hoy están pagando 50 ó 60 pesos. Hay un incremento casi de hasta el 300 por ciento; cuando supuestamente no podría haber aumentado más del 150 por ciento.

Por ese motivo (el aumento de los servicios urbanos) hemos tenido una serie de quejas.

Con respecto al momento de tasar, no podemos tomar más el parámetro de la valuación fiscal del Impuesto Inmobiliario, porque no coincide para nada con lo que es el valor real de mercado.

-¿Esto se debe a que hay un mercado real de inmuebles que se ha disparado en los últimos meses o a que el gobierno de la Provincia se ha retrasado en años con las valuaciones fiscales?

-Uno poco de las dos cosas. Convengamos que hoy el valor del inmueble está a medias ‘inflado’ y, como vos planteabas, la Provincia se ha quedado con las valuaciones fiscales. Convengamos también que algunos inmuebles no tienen declarado a la Provincia las mejoras y los metros que han construido de más.

-¿Es cierto que con el incremento de los impuestos los inquilinos tiene que hacerse cargo en forma absoluta de estas tasas a partir de los nuevos contratos?

-Es cierto.

-O sea que los propietarios no quieren pagar más las tasas de servicios urbanos

-Te diría que más de un 95 por ciento de inquilinos paga la tasas de servicios urbanos y servicios sanitarios, a no ser que se haga un acuerdo en el precio y el servicio queda incluido. Es un servicio propio del locatario; en realidad, lo que es el servicio de barrido y limpieza está beneficiando al que vive en la propiedad. Pero han aumentado tanto que en el inquilino ya no quiere afrontar ese aumento que se ha dado en los servicios urbanos. Ahí empieza el reclamo.

-Se ha complicado un poco entonces la situación con este nuevo modo de cobro de tasas

-Un poco bastante...

Comentá la nota