La Provincia le adeuda 41 millones de pesos a la Asociación Regional Diálisis y Trasplantes.

La suma es por la labor de los centros bonaerenses con los pacientes que carecen de cobertura social entre enero y abril. El director del Centro Privado de Diálisis Tandil, Vito Mezzina, explicó las dificultades que la situación acarrea.
El Gobierno bonaerense le adeuda 41 millones de pesos a la Asociación Regional de Diálisis y Trasplantes Renales de Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, en concepto de la labor que mantienen los centros con los pacientes que carecen de cobertura social.

El director del Centro Privado de Diálisis Tandil, Vito Mezzina, dialogó con este Diario sobre las dificultades que la situación presenta a los privados y mencionó las gestiones que la entidad que nuclea a los institutos entabla a diario para que se cancele la deuda.

El incumplimiento del Ministerio de Salud bonaerense con los establecimientos médicos abarca el período que va entre enero y abril de este año.

"Nosotros pertenecemos a la asociación y facturamos a través de ella", manifestó Mezzina, para sintetizar la gravitación del incumplimiento en los profesionales.

-¿Por qué se produce la deuda?

-El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires subsidia a los pacientes que no tienen obra social y no les puede dar cobertura a través de los hospitales interzonales que no tienen servicio de diálisis.

-Además de lo remunerativo, ¿dificulta el funcionamiento de los centros?

-Sí, a nosotros nos impide comprar insumos, efectuar los traslados de estos pacientes (porque, ya sean locales o de ciudades vecinas, están a cargo nuestro) y nos atrasa mucho los salarios de la planta de personal.

-¿Cuántos pacientes están en esta situación?

-Nosotros, en este momento, tenemos seis pacientes. Pero eso va cambiando, porque muchas veces obtienen alguna obra social, por jubilación o pensión. A principios de año, llegamos a tener diez casos de este tipo.

El pedido

de reajuste

-¿Cómo se mueve la asociación ante este incumplimiento?

-Las gestiones para lograr que el gobernador (Daniel) Scioli firme la liberación de fondos son diarias. Nos dijeron que Scioli ya lo hizo, pero nosotros no tenemos noticias sobre la posibilidad de cobrar.

-¿A nivel local presentaron el reclamo?

-Junto a otros centros del interior, nosotros hicimos gestiones en el Ministerio hace tres meses. Viajamos a La Plata y, aunque no mantuvimos un encuentro con el ministro (Claudio Zin), fuimos recibidos por autoridades de secretarías, que prometieron que iban a tratar destrabar esto.

-¿Les entregaron algún fundamento ante la demora?

-El Gobierno provincial aduce falta de fondos. Cabe destacar que el servicio se hace al precio más bajo del mercado. Por eso, también se solicita el reajuste del valor de las prácticas, que no se da desde el año pasado. La mayoría de los insumos que nosotros utilizamos son importados y el dólar ha incrementado en forma notable.

El tratamiento

y los trasplantes

La diálisis es un proceso por el que se extraen las toxinas que el riñón no puede excretar, ya sea producto de un funcionamiento nulo (producido por una infección) u otros factores.

"El paciente debe efectuarse el tratamiento durante cuatro horas por día, tres veces por semana, promedio. Esto se realiza de por vida, salvo que surja la posibilidad de un trasplante y reciba un riñón que funcione normalmente", explicó Mezzina.

Y en el final, se refirió a la situación de los pacientes que concurren actualmente al centro privado: "Nosotros tenemos 20 pacientes en lista de espera para trasplante renal, de todos los que tenemos en diálisis. Por año, se trasplantan 2 o 3 pacientes, depende la cantidad de oferta de riñones que haya en el Incucai", concluyó.

Comentá la nota