Proveedores petroleros buscan reducir los costos para sobrevivir

La caída de la actividad complica a las empresa de servicio. Señalan que Mendoza está entre las más afectadas.

Si en 2008 los precios regulados por el Gobierno nacional eran los culpables de la baja rentabilidad del sector, este año hay que agregar la fuerte caída del valor internacional del barril que hace que el escenario se complique aún más.

"Estamos muy preocupados porque ya no hablamos de mayor o menor rentabilidad sino directamente la subsistencia de muchos proveedores petroleros", advirtió Gustavo Smidt, titular de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (Ceope), que nuclea a las firmas del sector.

Según las cifras que circulan en la industria, los costos se duplicaron en los últimos tres años. "Tanto los operativos, que incluyen a los laborales, como los de inversión, que se elevaron por el alza de los insumos básicos (tubos de acero, entre otros), vienen creciendo a un ritmo superior al 40% anual", comentaron desde una de las mayores empresas de servicios.

La situación provocó que desde mediados del año pasado muchas productoras decidieran sacar de operación parte de sus equipos de perforación. El descenso repercutió de manera directa sobre los proveedores. "Neuquén y Mendoza son las provincias que más sintieron la caída de la actividad. Tanto es así que en esas provincias hay muchos trabajadores sin una tarea específica que realizar", explicó Smidt.

Según fuentes vinculadas al sindicato petrolero local, el número de operarios sin actividad supera los 250. Sin embargo, por un acuerdo firmado con productores, que tiene el aval oficial, la mayoría mantuvo tanto su puesto como su sueldo.

Sin embargo, a entender del directivo, esta situación no se puede mantener eternamente. "Si las empresas no tienen actividad habrá que buscar otra solución, ya que carecen del respaldo suficiente como para bancar la actual coyuntura de forma indefinida", cuestionó.

Según su visión, la falta de crédito y sobre todo la decisión de las casas matrices de detener el envío de fondos hacia sus filiales argentinas complican el panorama. No obstante, reconoce que la determinación de la administración nacional de poner en marcha el procedimiento preventivo de crisis, que exonera del pago de cargas sociales de los trabajadores que no tienen una actividad asignada, va en la dirección correcta.

"Al no pagar el porcentaje correspondiente a la obra social las empresas evitan erogar entre un 30% y un 40% del salario del trabajador. Aun así, creo que la situación es tan complicada que el Estado debería permitir que las compañías que mantengan los puestos tengan un crédito impositivo por lo que gasten en sueldos", propuso Smidt.

De acuerdo con números de varias de las principales empresas con actividad en el país, las subas en los costos de los servicios básicos para la industria petrolera registran un aumento que supera el 50% durante los últimos 12 meses.

Los incrementos registrados durante el último año en prestaciones con alta incidencia en los costos de pozos nuevos no bajan del 20% –es el caso de los servicios de cementación, bombeo y estimulación– y llegan hasta un 52% (en equipos de torre utilizados para pulling, perforación y terminación de pozos).

Comentá la nota