Proveedores mineros se resisten a pagar un canon

Es una contribución por la actividad comercial. Dicen que ya lo hacen en el municipio donde tienen sede y que Iglesia no les da una contraprestación.
El tire y afloje viene desde hace unos meses, pero el tironeo se puso más tenso en los últimos días. Fue cuando la Dirección de Industria y Co­mercio de la Mu­nici­palidad de Iglesia le mandó un e-mail a unos 90 proveedores mineros que decía: "De acuerdo al Código Tributario Municipal y Ordenanza Tri­butaria A­nual, se les recuerda que la actividad que vuestra empresa desarrolla en el departamento, como prestadora de servicios o por la actividad comercial y/o in­dustrial, de­be ser declarada y, consecuentemente, deben rea­lizar su inscripción en el registro de prestadores de servicios mineros ante este municipio". La reacción de los em­presarios no se hizo esperar y le contestaron al mismo Mar­celo Argañaraz, al frente del área, expresando que no está clara la razón por la cual deben inscribirse en un municipio de paso o tránsito, cuando ya están registrados en el que tienen su sede o domicilio legal.

¿Quién dice?

Los proveedores pidieron precisiones de la normativa mencionada por el municipio iglesiano. Es decir, en qué parte de la misma consta dicha exigencia. Argañaraz tuvo que explicar que se trató de una disposición del Poder Ejecutivo municipal y por un pedido expreso del director de Minería de Iglesia, Juanillo Pinto. El funcionario repitió que la exigencia obedece a lo establecido en el Código Tributario Municipal y que las respectivas ordenanzas tributarias anuales fijan las alícuotas. La del 2009 fue promulgada por la intendencia hace cuatro meses.

El meollo del asunto

Que no tienen una contraprestación a cambio, que los montos son muy altos comparados con los que pagan las demás empresas y que ya pagan en los municipios donde tienen la sede, son los motivos que alegan los proveedores para no pagar el canon. Incluso hablan de inconstitucionalidad. El mu­nicipio, en cambio, dice que sí están recibiendo una contraprestación y que es el mantenimiento del camino por donde ellos transitan hacia la mina Veladero. A­demás, el mismo intendente Mauro Marinero dijo que no tiene problema de darles un servicio y ofreció la desinfección de vehículos al subir y bajar de la mina que opera Barrick.

La puja entre municipio y proveedores llegó a tal punto que se habló de intimaciones, multas por no declarar la actividad y hasta la clausura en el lugar donde el proveedor tiene su empresa. Tanto las multas como la clausura cons­tan en el Ar­tículo 50 de la Ordenanza Tributaria A­nual.

Cuánto deben pagar: 3000 pesos

Respecto a la contribución sobre las actividades industriales y de servicio, en el concepto empresas mineras y/o al servicio de la minería figuran unos 20 rubros que van desde las empresas de explotación (pagan $4.000 por mes) hasta las de televisión por cable o satelital. Las únicas empresas de servicios que deben pagar $3.000 son las de transporte de combustible. Al resto, le toca abonar $2.500, $2.000, $1.500 y $1.300 y $1.000, se­gún el rubro.

Datos

Art. 29 del Código Tributario: cuando el contribuyente o responsable se domicilie fuera del municipio está obligado a constituir un domicilio tributario dentro del mismo. De lo contrario, la Dirección de Rentas po­drá determinar de oficio como domicilio tributario el lugar del ejido municipal donde ejerzan su actividad en forma propia o mediante representante o agente en relación de dependencia o subsidiariamente.

Mauro Marinero - Intendente de Iglesia

"Porqué las empresas cumplen todas las legislaciones nacionales, pro­vinciales y no las municipales que siempre son menores. Ellos dicen que están inscriptos en otros municipios pero hacen negocios con los recursos que se extraen del departamento e ingresan a mi de­partamento. Nosotros vamos a agotar el diálogo y confiamos que es la mejor manera. Sino nos veremos obligados a aplicar otro mecanismo que nos permita exigirles que cumplan con estas obligaciones. Se les está pidiendo un monto estimado en me­dio sueldo de un trabajador minero que, a cualquier empresa, le cuesta unos 5.000 pe­sos. Si quieren un servicio a cambio, se lo da­mos".

Comentá la nota