Proveedores del Estado defienden sus puestos de trabajo

Cientos de proveedores de alimentos frescos y secos del Estado reclaman que el Ministerio de Desarrollo Social no trunque la prestación de servicios que ofrecen, para llamar a licitación el año próximo.
Cientos de proveedores de alimentos frescos y secos del Estado reclaman que el Ministerio de Desarrollo Social no trunque la prestación de servicios que ofrecen, para llamar a licitación el año próximo.

Los comerciantes sostienen que, de ser así, peligraría el empleo y la economía de miles de personas que dependen de estos 450 proveedores de toda la provincia.

Ayer, unas 150 personas de este sector se reunieron en un bar céntrico para definir qué acciones tomar al respecto. Allí decidieron que se presentarían hoy en el quinto piso de la Casa de Gobierno para solicitarle a la ministra de Desarrollo Social, Silvia Ruggeri, que dé marcha atrás con esta iniciativa.

Estos son proveedores de diferentes programas de alimentación de la cartera, que benefician a unas 300.000 personas, niños y ancianos, principalmente, de toda la provincia.

Muchas de estas personas trabajan para el Estado desde hace casi 20 años y critican que si se da el proceso licitatorio, Mendoza sería la única provincia del país que adoptaría este sistema para elegir a proveedores, ya que tiempo atrás Neuquén dio marcha atrás con esta propuesta hecha por un reconocido empresario.

Por su parte, fuentes de la cartera dirigida por Ruggeri confirmaron a Ciudadano que efectivamente la intención es llamar a licitación el año próximo para elegir a los proveedores con el objetivo de darle “más transparencia a todo esto”. Pero, aclararon, pueden ganarla los mismos que hoy prestan el servicio.

Además, los proveedores sostienen que cumplen “religiosamente” con el pago de los impuestos correspondientes ya que el mismo Estado les descuenta ingresos Brutos, impuesto a las Ganancias y demás del pago mensual, y que este anuncio es contradictorio con las medidas dispuestas por el Gobierno provincial respecto al estímulo y generación de empleo.

Con relación a esto, el ministro de Gobierno, Mario Adaro, evitó opinar al respecto porque no está “interiorizado”, pero dijo que si se concreta la licitación, y no la ganan los actuales prestadores, no se perjudicaría la estabilidad de los puestos de trabajo actuales ya que los proveedores que ganen la licitación “también tendrán empleados”. / Cecilia Zabala

Comentá la nota