Un proveedor del Estado, en el negocio

Después de 15 años de proveer insumos informáticos al Estado, Coradir llegará al consumidor final a través del negocio de la televisión digital. La empresa de San Luis, que factura 60 millones de pesos por año, lanzará en enero las primeras cajas digitales y por esas semanas también espera tener avanzado el proyecto para producir pantallas de LCD en Tierra del Fuego.
La compañía, que pertenece en un 90% a Luis Alberto Corapi, recibió el 30 de noviembre la autorización técnica para ejecutar el proyecto aprobado en 2004, que contempla la producción de 140.000 unidades por turno y una inversión de 13 millones de pesos.

"Ya tenemos los galpones prealquilados y preseleccionada la gente. Sólo esperamos el decreto que autorice el inicio de operaciones. Tenemos previsto que esto ocurra dentro de uno o dos meses porque se aceleraron los tiempos después de la sanción del impuesto tecnológico", dijo Juan Manuel Baretto, vicepresidente de Coradir, que empezará a competir así con otras plantas de la isla como BGH y Radio Victoria.

"Después vamos a modificar el proyecto para producir las mismas pantallas con el conversor digital incluido", agregó.

Coradir saltará al canal minorista con locales propios y allí, además de las cajas digitales y las pantallas LCD, desplegará su portafolio de computadoras de escritorio, netbooks, laptops y wall PC que fabrica con la marca CDR Computer.

Esta última está presente en dependencias gubernamentales y ahora pasará a competir con marcas como Hewlett-Packard, Dell, Samsung, Banghó, etcétera. Con muchas de ellas ya se cruzaba en las licitaciones del Estado.

"Estamos negociando con bancos por el tema de financiamiento, que es algo en lo que las cadenas de electrodomésticos llevan ventaja. Igual podemos lograr un precio hasta un 30 por ciento más bajo que las marcas importadas", señaló Baretto.

Comentá la nota