El Provech se partió en dos

Ana María Bonaguro minimizó ayer que su ex aliada Ercira Paredes haya decidido armar un monobloque. La vecinalista se aleja del oficialismo justicialista porque "me hubiese gustado que nos consideren más".
Tras la confirmación de que el bloque del Provech en el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia se dividirá en dos monobloques los primeros días de setiembre, Ana María Bonaguro y Ercira Paredes buscaron ayer reducir los decibeles de la fractura y no echar más leña al fuego.

Bonaguro dijo que "no me gustan las agresiones y me hago cargo del compromiso que acepté en 2007. Después, cada uno que diga lo que quiera. Paredes tomó una decisión y yo la respeto".

En cuanto a su apoyo a la gestión municipal, la ex titular de la Cámara de Comercio sostuvo que "no sólo acompaño a (Martín) Buzzi, sino que acompaño a los vecinos, acompaño a las instituciones de la ciudad y me gusta estar con el pueblo. Cada uno sabe lo que hace".

Las aclaraciones de Bonaguro no fueron más que una reacción a las declaraciones de Paredes, quien ya confirmó que en setiembre dejará de pertenecer al bloque del Provech y pasará a conformar un monobloque, que seguramente se denominará "bloque vecinalista", en concordancia con sus orígenes.

Vale recordar que Paredes estuvo 12 años como titular de la vecinal del barrio Las Flores y quienes la critican resaltan justamente que hace un tiempo ya no se la ve en los barrios como antes.

La concejal también aseguró que el partido Proyección Vecinalista de Chubut "ya no existe en la provincia" y que desde hace un tiempo viene manejando la posibilidad de conformar un bloque personal, tras las constantes disidencias con su compañera de banca.

Sin embargo, Paredes remarcó que "el intendente y sus colaboradores no nos han convocado en casi todos los temas y me parece que alguien está sobrando en el bloque porque Bonaguro está al lado del jefe comunal y yo no soy opositora, soy realista".

Sin ir más lejos, han votado de forma diferente el nuevo contrato del servicio de Higiene Urbana y el aumento del boleto de colectivos, donde Bonaguro aprobó en sintonía con el oficialismo y Paredes se opuso, tal cual lo hizo la UCR.

Incluso en los debates que se generan en la mayoría de las sesiones durante la hora de preferencia se han generado situaciones donde Bonaguro coincidió con la defensa que hacían los ediles peronistas de obras y proyectos, tanto municipales como provinciales, mientras Paredes alzaba su voz en contra de la actual situación sanitaria, la inseguridad y las falencias en educación.

Comentá la nota