Protestas de piqueteros y gremios hicieron arder el centro porteño

Media docena de reclamos confluyeron en la 9 de Julio, al mediodía.
Piquetes en la 9 de julio. Marchas desde la estación Constitución. Protestas frente al Ministerio de Desarrollo Social y en las narices de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad. Sí, ayer fue otro día de pesadilla para los automovilistas que entraban y salían de la Capital Federal.

Los trastornos más graves para quienes circulaban en auto o colectivos de líneas se dieron en la avenida más ancha del mundo. Todos los cortes, en algún momento del día, confluyeron en la 9 de Julio. La escapatoria por el Bajo esta vez también fue conflictiva porque también hubo protestas en esa zona.

Piqueteros de diferentes agrupaciones marcharon desde Constitución. "Queremos planes sociales ya. No vamos a parar hasta que el Gobierno se comprometa a atender a los sectores más afectados por su política económica", gritaba frente a los micrófonos de los canales de noticias un piquetero de izquierda que exhibía un pañuelo rojo tapando su cara y una remera del "Che" Guevara.

Los manifestantes cortaron los dos carriles centrales de la 9 de Julio y se detuvieron frente al Ministerio de Desarrollo Social. Exigían dos cosas: que no los dejen afuera de los planes sociales que impulsó Cristina Kirchner y que les permitan manejar ellos mismos las cooperativas, algo que desde el Ministerio niegan porque, dicen, "las cooperativas tienen su propia autonomía".

Otro de los focos de protesta se dio en Avenida de Mayo y Bolívar, a metros del despacho de Mauricio Macri. Sindicalistas docentes, acompañados por partidos de izquierda fueron a pedir mejoras salariales y a mostrar su oposición al proyecto presupuestario.

Frente a la jefatura de gobierno hablaron Manuel Gutiérrez y Eduardo López, secretarios generales de los sindicatos docentes ADEMYS y UTE respectivamente, así como un dirigente de ATE, quienes reclamaron aumento salarial y del presupuesto 2010, el pago de los días descontados por paro y la estabilidad de los contratados. Entre otros sectores, acompañaron la marcha un grupo de Barrios de Pie y del MST y el abogado de derechos humanos Marcelo Parrilli. Luego, la manifestación continuó hasta Paseo Colón al 300, donde se encuentra la sede del Ministerio de Educación de la Ciudad.

En la zona del Congreso también hubo caos vehicular. Se produjeron varias interrupciones en simultáneo, pero la más conflictiva se dio sobre Rivadavia. Pese a lo que circuló en algunos portales, desde la UOCRA negaron que sus afiliados hubieran adherido a alguna marcha.

Comentá la nota