Protestas por los cortes de electricidad

Ayer, la sensación térmica llegó a 40°1 y el consumo de energía fue récord; hubo piquetes y cacerolazos de vecinos en varios barrios
En medio de un calor agobiante, decenas de miles de personas en distintos puntos del país debieron soportar ayer picos de temperatura históricos sin electricidad ni agua corriente en sus domicilios, y en barrios porteños como Villa del Parque, Almagro y Versalles los vecinos cortaron calles para reclamar el restablecimiento del servicio.

Anoche, en Villa del Parque unas 200 personas cortaron con un cacerolazo la esquina de Nazca y Alvarez Jonte. Con los ánimos caldeados, los vecinos incendiaron gomas y lanzaron insultos contra el ministro de Planificación, Julio De Vido. También había cacerolazos en Palermo y Belgrano. Más temprano, vecinos de Almagro cortaron la avenida Córdoba para reclamar el restablecimiento de la energía.

"Todos los días hay un corte en alguna cuadra distinta y sufrimos baja tensión permanentemente, lo que genera quemaduras de electrodomésticos y heladeras", se quejaba Gladys Gutiérrez en el piquete de Villa del Parque.

En la Capital, según datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la sensación térmica alcanzó los 40°1, un nuevo récord para noviembre (ver aparte). Desde el Gobierno confirmaron que el consumo energético superó los 18.600 megavatios pasadas las 15, rompiéndose así la marca histórica.

El gobierno nacional, que amenazó con "severísimas sanciones" a las empresas distribuidoras de electricidad, reconoció que había 44.000 clientes afectados (unas 176.000 personas). De todos modos, el total de damnificados habría sido mayor, ya que luego de la información oficial los cortes de energía se sucedieron en diferentes zonas de la Capital y del conurbano.

Edesur y Edenor atribuyeron las interrupciones a "los niveles históricos de demanda de energía" y al inusual calor de este mes, a la vez que insistieron en calificar los cortes como "puntuales". El sistema general "está funcionando de manera aceptable, aunque puede haber pequeñas fallas en las redes de baja tensión", dijo la vocera de Edesur, Alejandra Martínez.

Anteayer, en un acto en la Casa de Gobierno, el ministro de Planificación, Julio De Vido, había advertido que con las insólitas temperaturas de noviembre podía producirse "algún problemita" en la distribución de energía, aunque afirmó que el servicio estaba "garantizado".

Además de Almagro, Villa del Parque y Versalles, otras zonas afectadas por cortes eran Recoleta, Palermo, Barracas, Núñez, Paternal, Caballito, Belgrano, Saavedra, San Cristóbal, Villa Crespo, Quilmes y Caseros. También había interrupciones en la ciudad de Córdoba y numerosos barrios de La Plata estaban sin luz.

Desde el gobierno porteño informaron que por la falta de energía los semáforos de 83 intersecciones dejaron de funcionar, lo que ocasionó trastornos en el tránsito. Además, los cortes provocaron pérdidas a comerciantes que debieron tirar su mercadería y múltiples complicaciones para quienes habitan en departamentos, ya que hubo dificultades con los ascensores y con la presión del agua corriente. Algunos vecinos denunciaron que los cortes se vienen sucediendo sistemáticamente desde el lunes.

"Arbol de Navidad"

En una recorrida por el barrio de Almagro, LA NACION escuchó a los vecinos que en las veredas buscaban, sin éxito, algo de aire fresco y una respuesta a la pregunta del millón: ¿cuándo vuelve la luz?

"Nos cortaron desde el lunes a las 19.30 hasta las 14.30 del martes. Al rato de nuevo desde las 16 del martes hasta las 14 del miércoles. Y ahora, de nuevo, y nos dicen que va a volver recién a las 20", decía Martín Benítez, un almacenero que mostraba su heladera vacía. "Tuve que tirar la mitad de la mercancía y además ya perdí cuatro días de trabajo", se quejaba.

En las oficinas comerciales de Edenor y Edesur se registraron largas filas de vecinos que presentaron sus reclamos. "Vengo llamando hace dos días y nadie me atiende. Estoy harto de hablar con una máquina contestadora", gritó, ofuscado, un vecino de Almagro.

En Villa Devoto, durante la madrugada de ayer, un grupo de vecinos rompió el ventanal de la sucursal barrial de Edesur.

Comentá la nota