Protestas y cortes por el conflicto de Kraft

El conflicto por los más de 30 despedidos por la alimenticia estadounidense Kraft volvió ayer a la calle, con fuertes embotellamientos de tránsito en el ramal Escobar de la Panamericana y el centro porteño. Javier Hermosilla, el nuevo titular de la Comisión Interna, encabezó el primer corte: a las 6.45, un grupo de trabajadores cortaron la Panamericana, en el cruce con Henry Ford, donde está la fábrica de la ex-Terrabusi. En pocos minutos se armó una cola de casi 10 kilómetros, mientras que en el centro porteño (Corrientes y Callao) estudiantes de la FUBA iniciaban otro corte, también en solidaridad con los despedidos de Kraft.
Hermosilla denunció que Kraft "continúa desoyendo las resoluciones ministeriales" ya que, según aseguró, el Ministerio de Trabajo intimó a la empresa a reincorporar a la totalidad de los despedidos y suspendidos desde el 18 de agosto, cuando se desató el conflicto que terminó el 25 de septiembre con el violento desalojo por parte de la Policía Bonaerense.

Un rato después, hacia las 8, el propio Hermosilla terminaría desalojado de la ruta por parte de efectivos de la Gendarmería, si bien ayer no hubo golpes ni balas de goma. Simplemente, dos escuadrones de gendarmes avanzaron con sus escudos y obligaron a retroceder a los menos de 100 manifestantes hasta que quedaron sobre la banquina.

Una reunión en el Ministerio de Trabajo, a media tarde, arrojó pocos resultados, ya que Kraft no se presentó. La empresa insistió en que no tiene obligación de reincorporarlos. "No estamos formalmente intimados por el Ministerio de Trabajo a reincorporar a nadie", dijo Pedro López Matheu, director de Relaciones Institucionales de la compañía. "Nuestra postura sigue siendo la revisión caso por caso de los despedidos, pero en ningún caso contemplamos su reincorporación", agregó. Hasta ayer, los despedidos con causa (sin indemnización) sumaban 31.

Comentá la nota