Protesta del SEP terminó con incidentes

Sin avances, ayer se paralizó la atención en los hospitales. El viernes definen nuevas medidas de fuerza.

Los empleados estatales de la Provincia cumplieron ayer un paro de 24 horas, con una movilización hasta la Casa de Gobierno que terminó en incidentes entre un grupo de manifestantes, mientras desde el gobierno el secretario General de la Gobernación confirmó que no se habían producido avances en las negociaciones para frenar los decibeles de la protesta sindical.

Ayer los hospitales públicos estuvieron paralizados, ya que también adhirieron a la medida del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), los empleados afiliados a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (Atsa), y los médicos autoconvocados que siguen en asambleas.

El titular del SEP, José Pihen, minimizó el enfrentamiento entre afiliados al SEP y un grupo de trabajadores del Neonatal, y le restó identidad política, aunque reconoció que había militantes del juecismo y de grupos de izquierda. "Eran quince o veinte en cinco mil manifestantes", dijo.

Los incidentes con fricciones y algunos golpes se produjeron frente al vallado que la Policía había levantado para que los manifestantes no llegaran a la Casa de Gobierno. Allí una mujer inició las hostilidades cuando Pihen anunció la continuidad de las asambleas de "hasta cuatro horas" y "una asamblea provincial el viernes para definir las nuevas medidas".

La intención de algunos grupos radicalizados dentro del SEP es de que el sindicato adopte medidas de lucha más virulentas, mientras que Pihen expresó que lo dicho en el palco "fue lo decidido por el conjunto en la última asamblea".

El secretario general del SEP cargó contra el gobierno, al que consideró que se niega a dar una solución al reclamo de los estatales, al tiempo que se "niega a reconocer el fuerte aumento en el costo de vida y en la degradación de los salarios".

También criticó la determinación de la Casa de las Tejas de disponer en el Presupuesto 2010 de un 8,8% para aumentos el año próximo, y en la misma ley prever un 16% para el Poder Judicial, "seguramente para darles un aumento mayor a los magistrados y funcionarios".

"La política del gobierno provincial es insostenible para los trabajadores", acotó el dirigente gremial, que ratificó hasta el viernes las asambleas y el no otorgamiento de turnos para atención al mantener cerrados los denominados "turneros".

Paralelamente y por similares motivos, los profesionales «autoconvocados» de la salud continuaron durante toda la jornada con «asambleas informativas» en todos los hospitales públicos, pese a la intimación de la Secretaría de Trabajo para que se garanticen «las prestaciones mínimas» en esos establecimientos.

El cese de actividades convocado por el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), que se cumplió con un elevado nivel de acatamiento, incluyó una movilización que tras recorrer el microcentro de esta capital finalizó en las inmediaciones de la sede del Poder Ejecutivo.

Los manifestantes partieron desde la sede sindical y se detuvieron frente al Teatro del Libertador, donde los miembros de los cuerpos artísticos -que también exigen aumento salarial y el cumplimiento del escalafón- se sumaron a la marcha que intentó llegar hasta la Casa de Gobierno, pero un nutrido cordón policial los detuvo a 200 metros de allí.

En ese lugar usó de la palabra el secretario general del SEP, José Pihen, quien ratificó la continuidad del plan de lucha y afirmó que el viernes sesionará el plenario general para definir nuevas medidas de fuerza.

Comentá la nota