Protesta de Nunca Acabar (Quo Vadis, Andalgalá?)

Se trata del conflicto que mantienen los afiliados al SOEMA y el ejecutivo municipal de Andalgalá que en el día de la fecha continúan con el correspondiente enfrentamiento.
Hace algunos días, los huelguistas aplicaron la modalidad de "tomar" el parque automotor del municipio a efectos de que los vehículos no salieran a cumplir con los servicios, sobre todo el de recolección de residuos.

Por la mediación de la Fiscal Dra. Martha Nieva, accedieron a levantar dicha acción, previa firma de un acta compromiso por el que ambas partes en conflicto aflojaban un poca la exasperante tirantez, que ya tiene en vilo a la sociedad en su conjunto.

Por medios extraoficiales se supo que los gremialistas, por medio de sus asesores letrados, habrían realizado una presentación ente la misma fiscalía, acusando al intendente José Perea de discriminación por la manipulación de los descuentos a los que consideran poco equitativos y efectuados con distintos criterios, favoreciendo a algunos y perjudicando a otros.

Mientras ello sucede, la persistente lluvia –que duró ininterrumpidamente por casi 72 horas- dejó sus consecuencias sobre todo en las calles de la ciudad que nuevamente mostraron la ineficacia de la egresa Ceosa que construye la red cloacal.

Las notas gráficas son bastante elocuentes y generan que la comunidad, a pesar de tratarse de una obra largamente anhelada, repudie la metodología de dicha empresa que literalmente ha dejado destruida a la ciudad sin que ningún responsable utilice los medios para brindar las explicaciones y pedir las disculpas que las circunstancias exigen, mucho más tratándose de una sociedad que se jacta de cultural y académica. Y efectivamente lo es aunque por estos tiempos se muestre como anestesiada por la saturación de desgracias que al parecer esperaron para llegar todas juntas.

El estado de decadencia es tal, que en todos los grupos se escuchan únicamente lamentos sin que nadie tome la iniciativa de realizar una manifestación pública de tales gemidos sociales y todo queda en la rueda del bar, en la intimidad de los hogares, en los círculos literarios y en las ruedas de vecinas y la gráfica oportuna actualiza la frase de Cristo resucitado: Quo Vadis, Andalgalá, en tu curso sin destino? Ojalá que alguien alguna vez aparezca para brindar las respuestas que nos merecemos en tanto ciudadanos, en tanto seres humanos.

Comentá la nota