Protesta mercantil por varios despidos

Empleados de un comercio chino junto a representantes gremiales realizaron un escrache frente al establecimiento pidiendo la reincorporación de los trabajadores
Una importante delegación de trabajadores y miembros de Comisión Directiva del Centro de Empleados de Comercio de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela pro-tagonizó en el último distrito una ruidosa protesta gremial.

Se produjo un escrache en la puerta del comercio Calzados El Japonés, ubicado en la calle Bocuzzi Nº 250, en el centro del distrito varelense. Allí desplegaron una bazucada, con pirotecnia y volanteada frente al local exigiendo terminar con "los atropellos a la delegada gremial, agresiones verbales y amenazas".

Ismael Terán, secretario gremial de la organización, sostuvo que "en la empresa le dispensan malos tratos a la delegada, no se presta al diálogo a pesar de esta pro-testa que hicimos y hasta me llegaron a pedir a través de un abogado una asamblea para destituir a la delegada que hace un mes fue legítimamente elegida. Hay hosti-gamientos permanentes de una encargada de la empresa a la que se la acusa de dos agresiones".

Terán apuntó que "hace dos meses despidieron a seis compañeros. Hicimos la denuncia en el Ministerio, pedimos el procedimiento de crisis, elegimos una delegada, pero no la respetan. Los propietarios dicen que no hay problemas, la Policía les dijo que teníamos derecho a reclamar y ellos dijeron que siguiéramos con la protesta. Quedamos en encontrarnos la semana próxima para avanzar en el tema, deben respetar nuestras leyes. Conocí al primer dueño, que era un caballero, ahora quedaron a cargo los hijos y la nuera y surgen estos problemas entre otros…".

Alejandra, la delegada de la tienda, sostuvo que "los dueños de esta empresa están acostumbrados a maltratar a los empleados. Me presenté como delegada para aportar a la solución de este tema. Liquidan mal los sueldos, se niegan a pagar lo que corresponde, a mi solo por citar un ejemplo me deben cerca de 700 pesos este mes. En los últimos tres meses hubo despidos y los que quedan temen represealias de los dueños ante cualquier protesta. Quiero agradecer el respaldo del gremio mercantil porque es incondicional, en todo momento y en cualquier circunstancia". Admitió que "sufrí agresiones verbales y una compañera que hace dos años fue des-pedida también fue agredida fìsicamente. Los dueños no se hacen cargo de nada y devuelven un maltrato constante", concluyó.

Comentá la nota