Protesta en el Gran Rosario

El líder piquetero afirmó que la Municipalidad no cumple los compromisos asumidos sobre ayuda social y construcción de viviendas. En tanto, el intendente Fabián Varela denunció que fueron a provocar destrozos y que molestaron a los empleados.
El líder piquetero Raúl Castells y militantes de su Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados tomaron ayer por unas horas la municipalidad de Capitán Bermúdez. Los integrantes del MIJD irrumpieron en esta comuna del Gran Rosario para exigir el cumplimiento de supuestos compromisos contraídos por la administración de Fabián Varela referidos a entrega de asistencia alimentaria y construcción de viviendas. El municipio denunció que los seguidores de Castells actuaron con violencia "cometiendo todo tipo de atropellos hacia empleados de distintas dependencias". En diálogo con Rosario/12, Castells negó esa versión y remarcó el malestar que hay en su organización por "las dilaciones en la entrega de la ayuda y las permanentes provocaciones". El MIJD se retiró del municipio ante el compromiso de agilizar la ayuda y mantener hoy una nueva reunión.

De acuerdo a la versión de la municipalidad, Castells y sus seguidores llegaron a la comuna "bajo la justificación de efectuar reclamos de tipo social y la entrega de un petitorio". Una vez allí, Castells pidió que en cinco minutos de reloj lo atendiera el intendente. Al no tener respuesta, el piquetero tiró por el suelo cajas con archivos.

"Miembros de su organización no vacilaron en cometer todo tipo de atropellos hacia empleados de otras dependencias", señala el parte oficial de la Municipalidad para después continuar: "Las cajas y oficinas de tránsito, compras, personal y tribunal de faltas, fueron literalmente tomadas y cerradas por los intrusos al tiempo que violentaban y rompían elementos de uso diario, como por ejemplo un dispenser de agua".

En diálogo con este diario, Castells dio otra versión. "Fuimos en total 300 compañeros a la municipalidad para exigir el cumplimiento de los compromisos asumidos. Esto no es nuevo, para las fiestas pedimos bolsones navideños y nos dieron cajas pero no con sidra y pan dulce sino con polenta y fideos. También nos prometieron una entrega mensual de alimentos y agilizar la construcción de viviendas sociales. Y nada de eso pasó".

En ese marco, "como en las últimas veces que fuimos no nos atendía nadie, fuimos todos los compañeros. Y volvieron a provocarnos al recibirnos funcionarios de segunda línea custodiados por los matones del intendente", relató Castells.

El máximo referente del MIJD no dudó en atribuir la actitud de la gestión de Varela "a cuestiones políticas. Saben que tenemos un candidato fuerte para las elecciones, que es el compañero Mario Quintana del sindicato de los trabajadores químicos y por el temor que tienen a que les ganemos nos ningunean".

Al respecto comentó que su organización "ya tiene todos los papeles en regla de la Justicia Electoral para presentar candidatos propios en la ciudad de Rosario y en toda la provincia".

Sobre la gestión de Hermes Binner al frente de la gobernación, Castells señaló: "Tiene gente muy valiosa en su gobierno y otra de derecha como la de Capitán Bermúdez. Pero lo más importante es que la Nación intenta aislarlo, le retiene coparticipación, no le manda la plata para las viviendas y tampoco la ayuda para la sequía. Así es complicado".

Comentá la nota