Protesta en Gales por dos argentinas expulsadas

Habían viajado para aprender el idioma
LONDRES.- Miles de galeses han firmado una petición dirigida al primer ministro, Gordon Brown, motivada por la reciente deportación de dos argentinas de origen galés que se aprestaban a visitar la tierra de sus antepasados. En el reclamo demandan la "preservación de los vínculos entre Gales y la Patagonia".

La expulsión de Evelyn Calcabrini, de 20 años, y Shirley Edwards, de 23, en diferentes incidentes se ha convertido en una verdadera "causa célebre" en Gales, representativa para muchos de la intolerancia de los ingleses tanto hacia sus vecinos como frente a los extranjeros. El tema fue debatido en la Cámara de los Comunes y formó parte de un programa de televisión político emitido ayer, donde el líder del partido nacionalista galés Plaid Cymru, Elfyn Llwyd, calificó lo ocurrido de "mancha desgraciada" en la historia de las relaciones con la Argentina. El periódico galés The Daily Post y la Sociedad Galesa-Argentina lanzaron una campaña para recoger fondos con vistas a solventar el eventual retorno de las jóvenes.

Evelyn, de Puerto Madryn, fue detenida en el aeropuerto de Heathrow el 25 de mayo, al final de 35 horas de viaje (20 horas en ómnibus hasta Ezeiza y 15 de vuelo). Tras pasar casi un día demorada en la oficina de migraciones del aeropuerto londinense fue escoltada por dos policías uniformados hasta el asiento de un avión que la puso de regreso a Buenos Aires.

La joven tenía planeado pasar seis meses perfeccionando la lengua de sus ancestros con dos amigos, Eos Griffiths y su esposa, también de origen patagónico, Carina, en su hogar de Glyndyfrdwy. Una semana antes, Shirley Edwards, de Esquel, también fue deportada cuando iba en camino a reunirse con su hermana Erica y el resto de su familia en Porthmadog, al norte del principado, poco después de haber sufrido la pérdida de sus padres. Elfyn Llwyd dijo que cuando llamó al Ministerio del Interior británico para pedir explicaciones le dijeron que Evelyn había sido deportada porque no tenía empleo en la Patagonia.

"Eso no es cierto. Lo mismo me dijeron con respecto a Shirley, lo que ahora también sé que no es verdad. Y aunque lo fuera, ¿vamos realmente a demandarle a todo joven que quiera perfeccionar su galés que antes se emplee en algo para poder venir a visitarnos? Estas son claramente excusas inválidas y ridículas", dijo el líder de Plaid Cymru.

Evelyn había llegado a Heathrow con una carta firmada por Eos Griffiths confirmando que él conocía a su familia desde hacía más de 30 años y que la intención de la joven era mejorar su idioma. "Les dije a los oficiales de migraciones por teléfono que Evelyn trabaja en una chocolatería de Puerto Madryn y que tenía un pasaje de regreso", sostuvo Griffiths.

Los argentinos no necesitan visa si visitan el Reino Unido en calidad de turistas por un período inferior a los seis meses, pero sí la necesitan si lo hacen como estudiantes o para tomar un empleo. Los casos de Evelyn y Shirley parecen no entrar por completo en ninguna de estas categorías por cuanto su experiencia educativa iba a ser de carácter informal, no estrictamente como estudiantes enroladas en una institución de enseñanza.

El pedido a Brown en favor de las jóvenes estará abierto para recibir firmas en el sitio de Internet de Downing Street hasta el 17 del actual.

Comentá la nota