Protesta de Cuba

Cuba protestó ante Estados Unidos por su inclusión en la lista de 14 países cuyos pasajeros deben ser sometidos a medidas reforzadas de control si quieren viajar a territorio estadounidense. La Cancillería cubana convocó el martes al jefe de la sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Jonathan Farrar, para entregar una nota de protesta formal, mientras Jorge Bolaños, el máximo representante de la misión de La Habana en Washington, hizo lo propio y pidió ser recibido por el Departamento de Estado.
En la nota, el gobierno de Raúl Castro fue categórico. "Rechazamos esta nueva acción hostil del gobierno de los Estados Unidos, que se deriva de la inclusión injustificada de Cuba en la llamada lista de Estados patrocinadores del terrorismo". Y siguió: "La lista es políticamente motivada y tiene como único propósito justificar la política de bloqueo que la comunidad internacional rechaza de manera unánime", al referirse al embargo que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde 1962.

La administración Obama anunció el domingo pasado que reforzará el control de los pasajeros que quieran ingresar a su territorio, luego de que el nigeriano Umar Faruk Abdulmutallab intentó hacer estallar el vuelo Amsterdam-Detroit de Northwest Airlines el pasado 25 de diciembre.

El Departamento de Estado estadounidense indicó que Cuba "se ha ganado" la designación de país patrocinador del terrorismo, frente a críticas surgidas por la inclusión de la isla entre las naciones cuyos ciudadanos serán especialmente vigilados al abordar un vuelo con destino a Estados Unidos. El vocero Philip Crowley contestó así en la rueda de prensa diaria del Departamento de Estado a una pregunta sobre si la isla figura en la lista de los 14 países cuyos ciudadanos deberán someterse a una revisión extra sólo porque Washington la considera "patrocinadora del terrorismo" o si existía alguna preocupación concreta por Cuba.

La medida de Obama fue criticada por uno de los diarios más influyentes de Estados Unidos. En una columna publicada en The Washington Post, el medio calificó la decisión de "ridícula", que muestra la necesidad de cambiar la política estadounidense hacia la isla.

Los ciudadanos de 14 países se verán particularmente afectados por estos controles. Además de Cuba, son Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Irak, Irán, Nigeria, Libia, Líbano, Pakistán, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

Estas restricciones de seguridad han sembrado la preocupación de grupos en favor de las libertades civiles que argumentan que distinguir a pasajeros de naciones predominantemente musulmanas constituye una discriminación étnica.

Comentá la nota