Una protesta complicó el regreso a casa

Unas 200 personas cortaron ayer el tránsito en la ruta 7, en oposición al proyecto minero San Jorge. Larga fila de vehículos.
El regreso a casa para los chilenos que decidieron pasar el fin de semana largo en Mendoza y retornar ayer a su tierra natal fue atípico. También lo fue para aquellos mendocinos que tomaron la misma decisión, pero volviendo de Chile.

Que no fueron pocos, ya que según datos de Gendarmería, hasta las 20.30 ingresaron al país 2.880 personas, mientras que el egreso de Mendoza hacia Chile fue de 3.222 personas.

Una manifestación protagonizada por unas 200 personas que interrumpieron el tránsito por momentos en la ruta 7 -a la altura de Uspallata- en contra de la exploración minera, motivó que los tiempos calculados inicialmente se prolongaran al menos una hora para cada viajante.

Sin embargo, y pese al retraso, los turistas que emprendían la vuelta asumieron la situación con naturalidad, quizás un poco molestos, pero sin demostrarlo ni con sus bocinas ni con insultos.

La protesta

Pasadas las 10 de ayer, un numeroso grupo de vecinos de Uspallata, acompañados por asambleas ambientalistas locales y de otras provincias, iniciaron los cortes en esa zona del corredor internacional, a la altura del Arroyo Uspallata.

El motivo, según explicaron, fue repudiar y oponerse al proyecto minero San Jorge, iniciativa que se encuentra avanzada y que preocupa sobremanera a los lugareños, ya que contempla la explotación de tierras de la zona.

Las interrupciones de tránsito no se hicieron de forma permanente, sino que por cada 45 minutos de corte, liberaban el camino 15 minutos.

Y, si bien por momentos las filas de vehículos varados en el corredor alcanzaron los 4 kilómetros -más de un centenar de autos-, autoridades del escuadrón de Gendarmería en Uspallata detallaron que no se registraron conflictos ni sobresaltos con los automovilistas.

Incluso, durante los 45 minutos que duraba cada corte, los manifestantes les explicaban personalmente a los conductores qué estaba ocurriendo. Finalmente, cerca de las 18 levantaron totalmente la protesta.

"Elegimos el 12 de octubre para hacer este corte porque creemos que la ruta 7 y toda esta zona ha pasado a ser la ruta del saqueo. Todos quieren venir, llevarse algo y dejarnos sustancias contaminantes", destacó Luis Scordo, uno de los manifestantes que vive en la zona desde hace 28 años.

"Quienes estamos acá hoy sabemos que San Jorge es el primero, el que va a significar la entrada a Mendoza de una serie de proyectos de minería contaminante", continuó el asambleísta, quien detalló que al lugar llegaron también representantes de San Juan, Catamarca, La Rioja y hasta Salta para apoyarlos.

La protesta incluyó música, pancartas, silbatos, banderas y carteles que reivindicaban el "agua pura", es que uno de los cuestionamientos que le hacen a la minería es el uso de cianuro que la contamina.

Mientras tanto sobre la ruta 7 miles de camiones, autos, micros y Trafics quedaron atorados. Pero el ánimo de los conductores no se alteró demasiado, fundamentalmente porque los viajantes caían en la cuenta de que esos 15 minutos de tránsito liberado les daban el dinamismo necesario y la espera no les resultaba eterna.

"Vinimos por el fin de semana con un amigo y hoy salimos tempranito. Recién llegamos y nos contaron de los otros autos que hay un corte más adelante, así que aquí esperaremos tranquilos", resaltó Felipe Martínez, uno de los jóvenes chilenos que debió aguardar en Uspallata para seguir camino a su tierra natal.

Comentá la nota