Protesta en Caracas contra un plan chavista

Fue en rechazo a su proyecto de ley de educación; afirman que se busca adoctrinar a los niños
CARACAS.- Alrededor de un millar de manifestantes se concentró ayer frente a la Asamblea Nacional venezolana para rechazar un proyecto de ley del oficialismo, considerado por vastos sectores un intento del gobierno de adoctrinar a los niños con ideales socialistas en las escuelas del país.

La nueva protesta coincide con el ingreso en el Parlamento de un paquete de leyes que el presidente Hugo Chávez utilizaría como herramienta legal para acelerar la instauración de un Estado socialista en Venezuela. Y ocurre en plena crisis regional por un acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos, duramente criticado por Caracas.

Los manifestantes gritaron consignas tales como "¡No se metan con mis hijos!´´ y advirtieron que Chávez, con la nueva ley, pretende copiar el modelo de educación cubano.

"Este proyecto de ley está diseñado para ideologizar a nuestros hijos, no para educarlos, y no lo vamos a aceptar -dijo Hernán Prieto, un jubilado de Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa)-.También quita la autonomía de las universidades para que Chávez pueda meter la mano allí."

Los grupos de estudiantes universitarios son fervientes opositores a la figura de Chávez, y los analistas políticos les atribuyen haber desarrollado un papel clave en la derrota que sufrió el mandatario en diciembre de 2007, cuando impulsó un referéndum de reforma constitucional, que incluía la reelección indefinida del presidente.

Funcionarios y legisladores del oficialismo niegan que la iniciativa allane el camino para una enseñanza de corte socialista. El ministro de Educación, Héctor Navarro, aclaró que la autonomía universitaria "no se verá afectada" por la nueva ley. "Las universidades autónomas seguirán dictando sus reglas y sus normas", dijo Navarro a la agencia estatal de noticias ABN.

Funcionarios del gobierno sostienen que el nuevo proyecto oficial es necesario para eliminar las barreras entre la educación privada y pública y enfocar la enseñanza en lo que la iniciativa llama "la doctrina bolivariana". Carlos Alzuru, maestro de una escuela privada en el este de Caracas, cree que detrás del término "bolivariano" está la intención de adoctrinar a los jóvenes con "un pensamiento único y socialista".

No es la primera vez que el gobierno de Chávez intenta una reforma de la educación. En 2001, su gobierno pretendió aprobar una norma que habría puesto supervisores gubernamentales en las escuelas.

Comentá la nota