"Protecciones" y "pactos" en la Justicia

Dijo que las causas que involucran al juez Soto Dávila son un "mal ejemplo" para la imagen de la Justicia Federal de Corrientes. Consideró que en la causa más resonante "sólo falta la sentencia". La conexión política. En la edición de mañana ampliaremos el reportaje, y la semana venidera lo complementaremos con la opinión del Fiscal General de la Provincia quien habría radicado ante el Consejo de la Magistratura una nueva denuncia por el caso Tognola. En los hechos Soto Dávila ha perdido el apoyo de todos los legisladores kirchneristas de Corrientes.

El fiscal federal Flavio Ferrini consideró que "sólo falta la sentencia" en una de las causas que involucran al juez federal Carlos Soto Dávila y a otros funcionarios y empleados de la Justicia Federal de Corrientes. "Nunca pude entender la protección" que Soto Dávila parecía brindar a algunos funcionarios comprometidos en actos irregulares, expresó el funcionario en un diálogo que mantuvo ayer con EL LIBERTADOR.

Criticó abiertamente a organismos nacionales como el Ministerio del Interior, que "nunca controló" los gastos en materia de viáticos que se realizaban en el distrito Corrientes. Los hechos que comprometen al juez Soto Dávila y a otros funcionarios, son un "muy mal ejemplo" para la imagen de la Justicia federal, aseguró Ferrini, firmemente comprometido con los demás fiscales, tanto Oscar Resoagli como Germán Wiens se dar la estacada final para oxigenar el fuero federal.

Aquí, una síntesis del diálogo con este diario:

-¿Cómo observa el funcionamiento de la Cámara Federal de Apelaciones?

-La veo trabajar con mucho esmero y mucha entrega. Ocurre que viene con algunos atrasos, no por voluntad de sus actuales integrantes, sino debido a las vicisitudes que debió atravesar en los años recientes.

-¿Vicisitudes?

-Claro, de sus tres integrantes, primero se produjo el fallecimiento del doctor (Jorge Oscar) Morales; después, una larga enfermedad inhabilitó al doctor (Flavio) Arias, hasta su fallecimiento también; finalmente, más adelante se produjo la renuncia de la doctora (Rita) Mill de Pereyra. Esto produjo una vacante que todavía hoy persiste, y sus otros dos integrantes (Andreau y González) es como que tuvieron que empezar de cero. Es cierto que para cubrir aquellas ausencias, durante un tiempo se nombró a dos conjueces.

-Días atrás el fiscal Oscar Resoagli dio a entender que alguna causa contra el actual juez Carlos Soto Dávila parecía estar "cajoneada". ¿En qué instancia realmente está?

-En realidad, existen tres causas contra el juez federal de Corrientes. A la que seguramente hacía referencia Resoagli es la caratulada "Fiscales generales s/ denuncia". Ese proceso, que data de seis años atrás, en el que hubo ya dos sobreseimientos y otras tantas revocaciones de la Cámara, está ahora a cargo del juez subrogante Dr. Marchese. En lo que a mí respecta, debo decir que toda la actividad instructora de la investigación ya está prácticamente agotada, todas las pruebas posibles están aportadas. Sólo falta la sentencia.

(En los hechos nada pareciera dispuesto a ponerle el cascabel al gato, en medio de dimes y diretes que no hacen sino desdibujar aún más la imagen de la Justicia federal, agravado por el sistema que rigió hasta hace poco en virtud de que los conjueces eran propuestos hasta los últimos días del año anterior por el mismo juez Soto Dávila, con lo que se daba una calesita cuasi diabólica en función de lo cual no extrañó precisamente que en dos oportunidades el juez federal sea primero sobreseído en primera instancia por un juez ad hoc para luego ser revocado dicho sobreseimiento, en dos oportunidades por la Cámara Federal. Intertanto los tiempos de la prescripción siguen corriendo, y la imagen del fuero como tal no logra sanearse. De ahí la preocupación de los tres fiscales, y el propio giro de 180 grados que tomó la Cámara Federal con su nuevo Presidente que en un acuerdo con voto dividido le quitó a Soto el privilegio de nominar a los jueces que eventualmente lo iban a juzgar).

SEGÚN PASAN LOS AÑOS…

-Es una causa que lleva mucho tiempo, ¿no le parece?

-Es que el primer juez subrogante, el doctor Reback, la tuvo mucho tiempo hasta que finalmente dictó un sobreseimiento. Nosotros apelamos, por supuesto; pero después fue la Cámara presidida por la doctora Mill la que la tuvo otro prolongado tiempo, hasta que finalmente la recusó y las actuaciones volvieron a primera instancia. La jueza Piragine Niveyro llegó a procesar a Soto Dávila; pero a su vez ella fue denunciada ante el Consejo de la Magistratura, que la trató muy duramente, al punto de endilgarle "falta de conocimiento" del Derecho y de dejarla al borde que se le prohiba en el futuro integrar listas de conjueces… Todo por un fallo que, como todo fallo, es opinable. ¡Si fuera por los fallos revocables, habría que sancionar al 90 por ciento de los jueces del país!

(El caso lo tiene claro EL LIBERTADOR. El caso de la conjueza Dra. Piragine Niveyro es patético en sí. Tuvo la valentía de procesar al juez, y la respuesta que recibió, artera, y desproporcionada fue la sanción impuesta por el Consejo de la Magistratura, se dice que a instancias que quien es hoy Vicegobernador de la Provincia. Aun así, en el foro local, la decisión de la Dra Piragine fue ampliamente revalorizada y la sanción no quedó sino como una distinción por haber cumplido con dignidad su deber de actuar al margen de las presiones corporativas impuestas por aquellos que quieren poner la mugre bajo la alfombra).

-La causa Soto Dávila, entonces, fue y volvió varias veces de la Cámara.

-Sí, se hizo como un círculo vicioso entre jueces subrogantes que dictaban falta de mérito o sobreseimiento y la Cámara que revocaba y volvía al tribunal inferior. El doctor Reback consideró que Soto Dávila y el secretario (Gustavo) Fresneda firmaron documentos sin saber lo que firmaban. Más tarde la doctora Pinsker también sobreseyó, y de nuevo la Cámara Federal revocó. Luego la causa pasó por las manos del doctor Pantaleón, y últimamente en manos de Marchese.

(Importa señalar, según los archivos de EL LIBERTADOR, que la causa de Soto estuvo cajoneada por la Dra. Andreau durante casi nueve meses hasta que finalmente ella misma produjo el primer voto que fue hecho propio por el resto del Tribunal, aunque tal circunstancia se produjo luego de un strepitus fori causado por una prolongada reunión a puertas cerradas, en el despacho de la Presidente del Tribunal entre el juez investigado y la camarista que lo debía juzgar.

La fuerte repercusión pública que el hecho causó pareció acelerar los tiempos no extrañando entonces que la Dra Sotelo de Andreau termine por propiciar la revocatoria de un sobreseimiento dictado con liviandad por un conjuez designado a instancias del propio juez Soto Dávila.

Importa señalar además que la Dra Pinsker, íntimamente vinculada a la diputada Mary Mansutti, sería asesora de ésta en la Cámara de Diputados de la Provincia, creando la duda sobre la compatibilidad para el ejercicio, aunque sea transitorio de la magistratura).

-¿Cómo es el sistema de confección de la lista de jueces subrogantes?

-Ese es un problema. Hay que decir lamentablemente que es el juez titular el que confecciona esa lista "a dedo". Esos abogados litigan en el fuero local, así que me imagino que es un problema para ellos acusar al mismo juez que les da trabajo y que debe entender en otros expedientes que ellos tramitan…

Comentá la nota