Prorrogan por tres semanas campaña nacional de vacunación contra la polio y el sarampión

Debido a que los niveles de inmunización registrados hasta el momento no fueron los satisfactorios, el ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, decidió extender hasta el 21 de noviembre la Campaña Nacional de Vacunación contra el Sarampión y la Polio. La campaña arrancó el 28 de septiembre y originalmente se extendía hasta el 31 de octubre.
Con cierre previsto originalmente para el sábado 31, los niveles de inmunización registrados hasta el momento no fueron los satisfactorios, razón por la cual la cartera sanitaria nacional –en consulta con la Comisión Nacional de Inmunizaciones, que integran varias sociedades científicas–, resolvió prorrogar por otras tres semanas el desarrollo de la campaña, que tiene por objetivo reforzar con una dosis extra de la vacuna Doble Viral (contra sarampión y rubéola) y de la vacuna Sabin (contra poliomielitis) la inmunización de los menores de 5 años.

Independientemente de que ya hayan recibido la vacuna doble viral contra el sarampión y la rubéola, deberán recibir una dosis extra todos los niños y niñas desde un año de edad y hasta quienes todavía no hayan cumplido los 5 años. Y en relación a la Sabin oral –para prevenir la poliomelitis–, deberán aplicársela los niños desde los dos meses y hasta los 5 años, aunque también ya estén vacunados.

Además, el ministerio de Salud de la Nación resolvió designar como "Semana de la Vacunación" a la comprendida entre el 9 y el 15 de noviembre, a fin de realizar una intensa comunicación y movilización social en todo al país para reforzar la concientización respecto la importancia de la inmunización.

"Es muy importante que los padres lleven a sus hijos a vacunar con este refuerzo para evitar la reaparición de casos de sarampión y poliomielitis, independientemente de que posean sus esquemas de vacunación completos", dijo el ministro Manzur.

El funcionario agregó que "a través de la Sociedad Argentina de Pediatría estamos pidiéndole a todos los pediatras del país que redoblen los esfuerzos para transmitir la importancia de completar los esquemas vacunatorios de los niños", y así evitar que estos virus vuelvan a circular en el país.

La extensión de la duración de la campaña de vacunación se resolvió en virtud de que, para interrumpir la trasmisión del virus polioderivado circulante, consolidar la eliminación de la poliomielitis, lograr la eliminación de la rubéola y el Síndrome de Rubéola Congénita e impedir la reemergencia del sarampión, es necesario alcanzar coberturas de inmunización mayores al 95%, objetivo que no se había podido cumplir en el plazo originalmente dispuesto.

"Considerando lo heterogéneo de nuestro territorio, se tratará de ofrecer la oportunidad a las 24 jurisdicciones argentinas –en el 100% de sus municipios–, el tiempo suficiente para poder generar estrategias para lograr vacunar al 95% de los niños y niñas menores de 5 años", sostuvo el ministro Manzur.

La campaña arrancó el 28 de septiembre y originalmente se extendía hasta el 31 de octubre, vacunándose gratuitamente contra el sarampión y la polio en hospitales, centros de salud, guarderías, jardines de infantes y en puestos especiales ubicados en plazas, parques y centros recreativos de todo el país, para prevenir que muchos menores se enfermen, tengan secuelas graves o mueran.

El sarampión y la poliomelitis son enfermedades virales que afectan principalmente a niños y niñas menores de 5 años. La primera puede causar neumonía, convulsiones, ceguera, retraso mental e incluso la muerte; mientras que la segunda ataca al sistema nervioso y destruye las células nerviosas encargadas del control de los músculos, produciendo parálisis.

Comentá la nota