Se prorrogan las sesiones del Concejo Deliberante hasta el 30 de diciembre

Es para tratar el presupuesto y otros proyectos pendientes. Además se prepara una ceremonia oficial por los 25 años de la democracia, con todos los protagonistas de aquellos años y un homenaje a Raúl Borrás, un pergaminense que se destacó en las esferas nacionales.
DE LA REDACCION. El 30 de noviembre de cada año cierra el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 68º inciso 2 de la Ley Orgánica de las Municipalidades. Pero una resolución del presidente del Concejo, Fernando Escobar, advierte que “existen importantes expedientes que ameritan el tratamiento por parte del cuerpo de concejales”. Y además que “representantes de distintos bloques políticos han solicitado la prórroga del período de sesiones ordinarias. Por ello se ha resuelto prorrogar el ciclo 2008 hasta el 30 de diciembre”.

Entre los expedientes que están para tratamiento, el más importante es, sin dudas, el presupuesto 2009, que está en análisis de la Comisión de Presupuesto y Cuentas que preside Omar Pacini.

Esta es la ordenanza más importante que se vota en el año y la herramienta que necesita el Departamento Ejecutivo para llevar adelante la administración anual.

Democracia

De acuerdo a un expediente de todos los bloques políticos –de autoría de Sergio Bocanera y otro de Fernando Escobar-, se está preparando en el Concejo Deliberante para el 9 de diciembre, un acto por los 25 años de democracia y conjuntamente un homenaje al dirigente radical Raúl Borrás.

En sesión especial del Concejo Deliberante se convocará a los candidatos a intendente en las elecciones del 30 de octubre de 1983, como así también a los ciudadanos electos concejales y consejeros escolares, junto al intendente municipal en el período 1983–1987 Jorge Eduardo Young y a su gabinete municipal.

Se entregarán distinciones a los invitados, en nombre del pueblo de Pergamino, según reza el reglamento interno del Concejo.

Se invitará a Young y al presidente de la bancada opositora de entonces a dirigirse a los presentes.

Estarán especialmente invitados a presenciar la sesión el intendente municipal Héctor Gutiérrez y su gabinete. También las autoridades y representantes de las instituciones de la ciudad.

Borrás

Luego se ofrecerá un homenaje a Raúl Borrás “quien fuera un pilar fundamental en la restauración de la República, por su destacada labor en la vuelta al estado de derecho, por sus ideas, su prédica, sus enseñanzas, su ejemplar conducta, atributos estos que devienen individualmente de su formación humanística, ética y moral”, según reza la resolución.

Dicen los ediles al respecto: “Hace 25 años los argentinos concurrían a las urnas con gran euforia contrastando con la dictadura más sangrienta que vivió el país. Los sueños y expectativas de los ciudadanos argentinos invadían las calles, para elegir al primer presidente democrático, el doctor Raúl Alfonsín quien llega al poder, acompañado de sus colaboradores de mayor confianza, Raúl Borrás es uno de ellos, convirtiéndose en figura clave del nuevo Gobierno.

“El ‘flaco’ Borrás, como lo llamamos en nuestra ciudad, fue el hombre que transitó los caminos de la vida política de nuestro país, en un período donde se produjo la transición entre los gobiernos de facto y la vuelta al estado de derecho y la revalorización de la Constitución Nacional y que se fundamentó en una apertura a la vida. Su figura, un engranaje fundamental, ayudó a forjar este proceso, y al mismo tiempo enseñó política, resolviendo situaciones importantes para consolidar el sistema democrático y el triunfo de la idea desde su cálida mirada observadora, de su respetuosa consideración con los semejantes; estas y otras virtudes serían suficientes para recordarlo, con respeto y admiración. Era un hombre que nació para la política a la que dedicaba el día entero. Era un dirigente laborioso, de destacada paciencia, sabía escuchar a su interlocutor y trasmitía un poder de convicción que lograba convencer”.

También se recuerda que “dio sus primeros pasos en la actividad política cuando era estudiante secundario en el Colegio Nacional de Pergamino, en la Organización Estudiantil TEA, su paso por su ciudad natal Alcorta, su infancia, su actividad como periodista del Diario “El Laborista”, su paso por la Convención Constituyente de 1957 en Santa Fe, la dirección de la redacción de “Propuesta y Control”, su trabajo en el Diario LA OPINION de Pergamino, su actividad de relaciones públicas del Inta, su designación como secretario de Agricultura de Tucumán, sus funciones como asesor del gabinete de Walter Kugler, y su posterior desempeño como subsecretario del área, en el gobierno de don Arturo Illia, y sus pasos previos en el Concejo Deliberante de la ciudad de Pergamino, la importancia de su creación en el Movimiento de Renovación y Cambio, como diputado de la Nación, en el Ministerio de Defensa y en toda la actividad política que nunca dejó de hacer a pesar de los tiempos de interrupción que en la Argentina obligaron los procesos militares.

“Fue presidente del Concejo Deliberante desde 1963 hasta 1966 en que el gobierno de Arturo Illia fue depuesto por un Golpe Militar. Después de ese episodio Borrás no cejó su empeño para restituir las instituciones de la República. En 1973 llegó a ocupar una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. A partir de allí, recorrió el país en procura del afianzamiento de sus ideales y eso se tradujo a la postre, en la aglutinación de voluntades en torno a la figura del presidente de la Nación, Raúl Alfonsín. Amigo de la reflexión, de tacto, de conciliación y sobre todo su virtud de hombre moderado y experto en dirimir pleitos, condiciones probadas a lo largo de toda su militancia política, que no tuvo alardes multitudinarios, pero resultó fecunda, silenciosa y fructífera”.

Octubre de 1983

Respecto de la democracia recuperada los concejales afirman en los fundamentos de la propuesta: “El 30 de octubre de 1983, no fue sólo una fecha en el calendario electoral. Fue el final de un tenebroso y oscuro período donde imperó el horror, la intolerancia, y el aniquilamiento de una generación con fuerte compromiso social y político.

“El triunfo electoral del 30 de octubre de 1983, no fue de un partido político, mucho menos de un hombre. Fue el triunfo del pueblo argentino manifestando su voluntad popular en reconstruir un país, un estado, una república. La eufórica participación ciudadana hacía que el país se transformara en una asamblea democrática en cada instante de nuestras vidas. La solidaridad, la reconstrucción de los valores democráticos, la libertad de expresión era realidad que se podía palpar y disfrutar”.’

Comentá la nota