Propuesta de U$S 200 millones para la basura.

La estadounidense Innviron ofrece tres plantas de reciclaje y generación de energía. Prometen mil puestos de trabajo.
La iniciativa privada para la gestión de residuos en la ciudad de Córdoba presentada por la empresa estadounidense Innviron Corporation supondría una inversión de más de 200 millones de dólares y la creación de mil puestos nuevos de trabajo.

Así lo aseguró Neil Williams, presidente de la firma, tras el encuentro que mantuvo el martes pasado con el secretario de Ambiente de la Municipalidad, Fernando Cámara.

Además de la impresionante cifra, no deja tampoco de sorprender que, según Cámara y los directivos de la empresa norteamericana, el municipio no tendría que poner un peso de sus arcas.

"Se trata de una inversión de riesgo por parte de la empresa", indicó el secretario de Ambiente. Innviron recibiría lo que actualmente el municipio le paga a Crese por enterrar los residuos en Potrero del Estado, es decir unos nueve dólares por tonelada.

El proyecto para Córdoba. El proyecto para Córdoba consta de un nuevo proceso para la gestión de los residuos. En vez de enterrar la totalidad de la basura, como se hace hoy, se somete a los residuos a un proceso de selección manual y mecánica en la que se separan, en una primera instancia, los materiales reciclables.

Un camión cargado de basura domiciliaria llega a una planta de transferencia. Los residuos circulan por una cinta transportadora de la que se extraen los plásticos, metales y papeles.

Otra alternativa es que esa separación sea en origen, es decir, en los domicilios. De todas maneras, la clasificación se realiza para separar lo que realmente es útil para la comercialización.

Esos materiales son procesados y vendidos en el mercado, que los reutiliza nuevamente en la elaboración de productos.

La basura orgánica es procesada en plantas de compostaje. Allí se los somete a un proceso aeróbico, en el que las bacterias lo van descomponiendo, dejando como resultado el compost, una material que se usa agricultura y jardinería como enmienda para el suelo, control de la erosión, recubrimientos y recuperación de suelos.

Finalmente, el resto de los residuos que no se pueden procesar, terminan en una planta que produce gas, que es utilizado en la generación de energía. Estas usinas generan unos 10 megavatios.

Lo que queda, se entierra en un enterramiento sanitario. Desde la empresa sostienen que se puede llegar a recuperar hasta el 100 por ciento de las dos mil toneladas diarias de basura que hoy llegan a Potrero del Estado.

Este mecanismo también genera bonos de carbono, ya que se reduce notablemente la liberación de metano a la atmósfera que produce el enterramiento de basura orgánica.

Esos bonos son comercializados en el mercado internacional, en el marco del Protocolo de Tokio, que establece la reducción de los gases contaminantes que producen el calentamiento global.

En Córdoba, habría tres o cuatro de estas instalaciones. "La tecnología verde va a cambiar la imagen del tratamiento de la basura. Nuestras instalaciones son limpias, no generan olores y producen electricidad", dijo Tom Roberts, directivo de Innviron, previendo una resistencia a la instalación de estas plantas en la ciudad.

Roberts agregó que si se adopta esta iniciativa, las plantas podrían estar funcionando en apenas tres meses.

Comentá la nota