Propuesta: cada nuevo casino deberá tener aval legislativo

Lo consensuó la comisión de Turismo de la Cámara baja. El Ejecutivo podría apoyarlo. El requisito es para las salas de juegos del interior de la provincia.
Un día después de la agitada jornada de peleas por los casinos, se sumó a la discusión un nuevo proyecto de ley que apunta a prohibir las salas de juegos en el Gran Mendoza y que pretende que la Legislatura tenga la última palabra en la instalación de nuevos casinos en el resto de la provincia. Esta iniciativa, que podría tener hoy el visto bueno del Ejecutivo, fue acordada por legisladores de distintos bloques de la Comisión de Turismo.

En mano, la presidenta de la comisión, Liliana Vietti (UCR) dio un borrador del proyecto a cada jefe de bloque. Según el texto, sólo se permitirían los emprendimientos en el Gran Mendoza que ya tengan decreto de acogimiento. En el resto de la provincia, zonas de montañas y no urbanas, se posibilitará la llegada de casinos pero los decretos de autorización deberán ser avalados por la Legislatura. Los inversionistas que quieran abrir una sala de juegos en el interior y ya tengan autorización de la Secretaría de Turismo y el municipio correspondiente, podrán hacerlo sin restricciones. El proyecto será evaluado hoy a las 9 por el Ejecutivo. "Se trata de un texto que fue discutido en la comisión y en el que llamamos a distintos actores", contó Vietti.

Esta iniciativa es una alternativa a los otros textos que están en la Legislatura y que han generado grandes rispideces. El miércoles el oficialismo levantó la sesión de Diputados y evitó que se discutiera un proyecto del diputado Alberto Sánchez (PD) que prohibía la instalación de casinos por diez años. Ese proyecto no ha alcanzado los consensos necesarios, pero cuenta con el aval del gremio de los empleados del casino estatal que han presionado a varios legisladores para que votaran en contra de la llegada de nuevos casinos.

Pero el presidente del bloque justicialista, Carlos Bianchinelli es autor de otra iniciativa que apunta a la instalación de una nueva sala de juegos por departamento, excepto en el Gran Mendoza que las prohíbe. Ese proyecto fue aprobado por Diputados pero en el Senado lo modificaron radicalmente. Los senadores postularon que no arriben más emprendimientos a la provincia hasta que no exista otra legislación que diga lo contrario.

Divididos

Los Diputados discutirán el miércoles próximo los proyectos en pugna. El oficialismo definirá hoy su postura: insistirá con el proyecto de Bianchinelli o podría inclinarse por el de la comisión de Turismo, de acuerdo a lo que indique el Ejecutivo. El bloque radical está dividido (algunos legisladores apoyan el proyecto de Turismo y otros quieren el que prohíbe a los casinos por diez años). Los demócratas seguirán en pie con la propuesta de Sánchez. Los votos de los legisladores que conforman los 5 monobloques serán decisivos.

En tanto, el cobismo está indeciso y pide definiciones al Gobierno. "El Ejecutivo tiene que decir públicamente qué proyecto es el que apoya", dijo el presidente del bloque, Andrés Marín.

Sin embargo, no estará todo dicho el miércoles. Salvo que el proyecto modificado por el Senado sea el que tenga la mayor cantidad de votos, la iniciativa que vote la semana que viene Diputados deberá volver a la Cámara alta para tener la aprobación final.

En medio de tantos intereses en juego, podrían ser aprobados algunos proyectos que restringen el horario de los casinos y que crean programas de asistencia a los ludópatas.

Comentá la nota