Proponen "superprimaria" que evite dispersar opositores

La hipótesis de que Néstor Kirchner se convierta en candidato en la provincia de Buenos Aires detonó la primera señal concreta de producir un acercamiento, todavía embrionario, entre los múltiples dirigentes de la oposición que asoman, prematuramente, como postulantes.
Ayer, Francisco de Narváez, que ya se presenta como candidato a diputado nacional por Buenos Aires para 2009, propuso ayer realizar una «interna abierta» entre los postulantes anti-K bonaerenses para determinar un megafrente con una sola boleta electoral. El diputado de Unión Celeste y Blanca, ligado al esquema de Eduardo Duhalde, lanzó la idea de hacer, en abril o mayo del año próximo, una superprimaria abierta de la que participen, con padrón nacional, los diferentes postulantes de la oposición al gobierno.

«No se puede decir vengan todos a este espacio pero yo tengo que ser el candidato, o no tiene que ser aquél», graficó De Narváez las mezquindades que impiden, en general, ententes amplias.

Con la superinterna, precisó, «vamos a dar un salto colectivo, en la política de la provincia de Buenos Aires y creo que vamos a arrastrar positivamente a la política nacional a dejar de construir espacios políticos desde las candidaturas y comenzarlos a producir desde los proyectos y desde las ideas».

Genérico, el diputado evitó dar nombres aunque, por la negativa, borró a algunos de la lista de competidores: castigó, como devolución de gentilezas, a Felipe Solá a quien trató de «camaleón» por «estar acá o allá según convenga o no convenga».

Además de De Narváez y Solá, que dijo que evalúa la posibilidad, también Margarita Stolbizer se lanzó a la competencia, mientras que la UCR oficial y la cobista, por momentos cerca, podría tener su propio postulante. A la grilla hay que sumar al PRO de Mauricio Macri.

La idea de De Narváez no es nueva: ya en 1989, en la previa a la presidencial que ganó Carlos Menem, la izquierda vernácula se animó a una primaria abierta en la que se enfrentaron Néstor Vicente y Luis Zamora. Ganó Vicente que, en los últimos tiempos, aparece muy cerca de los Kirchner.

En los 90, en tanto, hubo dos experiencias en ese sentido: en ambas ocasiones, fueron obra -y en algún caso fue parte-de Carlos Chacho Alvarez. Primero fue en su competencia con José Octavio Bordón para enfrentar la reelección de Menem en el año 1995.

En esa primaria, que marcó la conformación del Frepaso (se sumó el Frente Grande -FRE-con el partido País -PA-de Bordón, más el socialismo -SO-), se impuso el mendocino Bordón que quedó segundo en la general, con Chacho como candidato a vice. Fue un traspié para el Frente Grande que denunció que detrás del triunfo de Bordón estuvo la mano del peronismo.

Unos años después, en el 98, Alvarez volvió a tropezar: esta vez fue en la disputa entre Fernando de la Rúa y Graciela Fernández Meijide para definir al candidato presidencial de la Alianza entre la UCR y el Frepaso, del que ya no formaba parte Bordón, luego ministro de Carlos Ruckauf, más tarde embajador de Eduardo Duhalde y Kirchner, y ahora disertante del MPA.

Comentá la nota