Proponen una salida al corte de ruta de Gualeguaychú.

Vega planteó canjear el fin del bloqueo por que Uruguay permita a los directivos declarar judicialmente.
El diputado nacional y ex abogado de la causa contra Botnia por tentativa de contaminación, Juan Carlos Vega, propuso ayer que se intente una salida a la actual situación generada por la protesta de los ambientalistas consistente en un canje del levantamiento del bloqueo del paso al Uruguay por la declaración ante la Justicia federal argentina de los directivos de la empresa finlandesa.

Vega, que actualmente desempeña el cargo de diputado nacional en representación de ARI cordobés, consideró que la metodología del corte de ruta está “agotada” y a la vez aseguró que Botnia “contamina”.

En declaraciones a LT14, remarcó que la metodología del corte de ruta está “agotada”, y tildó de minoritarios a los integrantes de la Asamblea de Gualeguaychú que promueven este tipo de acción, a quienes llamó “Robespierre”, en referencia a uno de los líderes más importantes de la Revolución Francesa. Asimismo, el legislador criticó la “notoria ineficiencia de ambas cancillerías para solucionar el conflicto”.

En ese sentido, señaló que “hay dos o tres certezas en este mundo plagado de confusiones: la primera es que la metodología de defensa que instaló Gualeguaychú con el corte del Puente General San Martín, hoy está agotada”, Además, puntualizó que “Botnia sí contamina”, y destacó que si en estos momentos toman muestras del río Uruguay, de la tierra y el aire “se encontrarán con la sorpresa de que no puedan comprobar la existencia de una contaminación; pero la contaminación se logra comprobar entre cinco o siete años después, pero será tarde”, manifestó.

En ese marco, el abogado pidió que los directivos de Botnia respondan a la convocatoria del juez federal de Concepción del Uruguay, Guillermo Quadrini, ya que a su entender el cierre de las causas judiciales puede contribuir a terminar con los cortes de ruta.

“Hoy existe una posibilidad que debería ser explorada, hay que buscar una salida que sea digna para las dos partes. Hay que convencer a los Robespierre que quedan, que no son muchos, de la necesidad de levantar el corte sin intervenir Gendarmería”, explicó. Al respecto, reclamó que “los directivos de la Botnia comparezcan ante el Juzgado federal de Concepción del Uruguay”.

Asimismo, Vega le solicitó al gobernador, Sergio Urribarri, que tome las acciones necesarias para movilizar la causa penal porque desde su renuncia –el 27 de julio de 2008– “la causa no se movió más”.

Por último, el letrado dijo que como vicepresidente de la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados convocó para la próxima semana a los ambientalistas para darles a conocer su parecer. “Espero que vayan y que me escuchen, ellos saben que yo los he defendido con mucha eficacia”, manifestó durante un reportaje realizado en el programa periodístico que se emite de 7 a 9 por la emisora estatal.

Pocos minutos después, algunos ambientalistas salieron a negar esa posibilidad, lo que se interpretó más como una reacción en el marco de los fuertes cruces de declaraciones con los funcionarios nacionales y provinciales por la polémica metodología de protesta.

Diálogo condicionado

En tanto ayer tuvo importante repercusión una información publicada por el diario La Nación, en la cual se señalaba que el gobierno nacional “acordó” con Urribarri una serie de medidas “para aumentar la presión a los asambleístas de Gualeguaychú que cortan la principal ruta a Uruguay. Entre otras decisiones que mantuvieron en secreto, se decidió que cualquier atisbo de diálogo con los manifestantes estará condicionado a que previamente se libere el camino”.

La información fue ayer relativizada por fuentes del gobierno entrerriano, que recordaron que Urribarri dijo esta semana que va a recibir a los ambientalistas “las veces que sea necesario”.

Sin embargo, esas mismas fuentes dejaron trascender que si no se producen nuevos diálogos no será tanto por responsabilidad del gobierno entrerriano, sino por la intransigencia de los asambleístas que durante las últimas horas del jueves emitieron un duro comunicado cuestionando a los gobiernos nacional y provincial, además de otros actores sociales, incluidos medios de comunicación.

“Si pese al enorme desgaste de los cortes y al rechazo que provoca esta medida, ellos doblan la apuesta agraviando a todos los que no piensan como ellos, son ellos los que están minando las posibilidades de diálogo”, explicó ayer a UNO un alto funcionario provincial.

Pese a los dimes y diretes de las últimas horas, donde se mezcló en la discusión mediática el tema de los cortes con la afluencia al carnaval de Gualeguaychú, en el gobierno provincial se mantiene el optimismo en que pronto el corte de la ruta 136 será levantado por los mismos asambleístas. “Es cuestión de tiempo”, aseguran.

En el mismo sentido se pronunció ayer el ministro del Interior del gobierno nacional, Florencio Randazzo, quien afirmó: “Creemos que en poco tiempo más será un recuerdo el corte de Gualeguaychú”.

Comentá la nota