Proponen probar durante Seis meses la nueva tarifa

El intendente interino de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Juan Carlos Abud, expresó su voluntad de "dialogar con todos los sectores de la comunidad el nuevo costo del boleto urbano de pasajeros", a la vez que sostuvo que "tenemos que darnos la oportunidad de probar seis meses con esta tarifa y ver el esfuerzo de las empresas de colectivos".
Estas expresiones fueron vertidas en la mañana de ayer por el presidente del Concejo Deliberante, Juan Carlos Abud, a cargo del Ejecutivo Comunal, quien además afirmó que "durante doce años se implementó una política de igualar para abajo y de bajar costo, una solución inmediata que era ‘pan para hoy y hambre para mañana’ porque después se volvía a desacomodar el servicio".

"Hemos recibido la semana pasada a representantes de organizaciones sociales que planteaban una postura contraria al aumento del boleto pero, en realidad lo que está pasando y lo que se está implementando ahora es justamente algo que había sido acordado con las organizaciones sociales previamente: en el caso de no conseguirse el subsidio a nivel nacional, el 15 de enero entraba en vigencia el aumento del boleto a $1,75", añadió.

Destacó Abud que se ingresó al 15 de enero sin novedad de los subsidios y a partir de allí se tuvo que aplicar la ordenanza que está en vigencia, "por supuesto sé que hay gente del vecinalismo que van a venir para ver algunos reclamos sobre todo gente de Campo Verde y de Reyes, que tienen que ver con el colectivo que se incendió el día sábado".

"Vamos a hablar con todos y vamos a dialogar -agregó-. En los últimos doce años se implementó la política de igualar para abajo, de bajar el costo. Pero eso era una solución inmediata, por que después se volvía a desacomodar el servicio y el costo de alguna manera las empresas las tenían que ajustar por algún lado, ¿y cómo lo ajustaban?: bajando la calidad del servicio, con un riesgo para la población, con unidades cada vez con mayores problemas. Entonces considero que nos tenemos que dar la oportunidad. Es más: pensando en una ciudad turística, tenemos que darnos la oportunidad de probar de otra manera, lo que significa también que va a ser un esfuerzo a partir de ahora para las empresas del transporte", añadió.

El intendente interino consideró que "las empresas ahora van a empezar, tienen un plan de inversiones que nosotros vamos a exigir que se cumpla, como exigimos en estos últimos dos años".

"Lamentablemente -continuó Abud- el tema de los subsidios es una política nacional, que ha priorizado a Capital Federal y en desmedro de todas las ciudades del interior. Nosotros hicimos el planteo, se inició expedientes, está corriendo el mismo y esto no quita que si hay solución no vamos a modificar nuestra postura. Pero creo que lo que hay que hacer es entender que la única manera para mejorar el servicio y que no pases cosas como lo que pasó el sábado. Esto significa que hay colectivos que no están condiciones y nosotros creemos que lo principal es garantizar la seguridad y una buena prestación de servicio, creo que lo que tenemos que trabajar entre todos".

Abud se mostró predispuesto a "hablar el tema con todos: el vecinalismo, con la gente que tenga inquietud en el tema, y que podamos discutir cuáles son las razones. Hay una razón para que nosotros planteemos las cosas de esta manera".

"La verdad puede verse en lo que pasó en los últimos dos años que fuimos terminantes, hay una empresa que se fue porque no prestaba servicio. Entonces, hicimos cumplir y se mejoró el servicio. Hay noventa unidades nuevas;ahora viene una segunda etapa en la cual queremos que quede regularizado definitivamente, porque si no vamos a estar con idas y vueltas. ¿Por qué no nos damos una oportunidad de seis meses? No es que pedimos mucho tiempo, seis meses para ver si con esta estrategia podemos llegar a tener un buen servicio. Hemos estado doce años con un política de retroceso y nos ha ido muy mal, creo que a eso hay que apuntar", concluyó.

Protestas en los barrios por el

aumento del boleto

En diferentes sectores barriales de nuestra ciudad los vecinos hicieron sentir su disconformidad frente al incremento en la tarifa del transporte público urbano, el cual desde el sábado 16 de enero pasó a costar $ 1,75.

La modalidad de protesta elegida en algunos barrios como Alto Comedero, Campo Verde y la zona de Reyes y Los Molinos fue el corte de calles en puntos estratégicos para impedir el ingreso de los colectivos a los barrios.

Los argumentos principales de rechazo a la nueva tarifa del transporte público son por un lado el excesivo incremento que este nuevo precio significa par a una familia promedio y el consiguiente impacto en su economía, por otra parte se menciona la calidad del servicio que prestan las empresas de transporte. Al respecto una vecina de Alto Comedero expresó que "el servicio es francamente pésimo, no se justifica el aumento si se piensa que una persona que viaja todos los días al centro en colectivo puede quedarse en el camino varada por las malas condiciones en que están los vehículos".

Al continuar graficando la situación, relató que "incluso una vez ya en la ruta llegando a Alto Comedero la Policía detuvo el colectivo y no lo dejó continuar circulando, porque eran las 22:00 y no tenía luces, y todas esas cuestiones terminan siendo perjuicio para el usuario, que es quien debe bajarse a esperar el siguiente colectivo, viajar incómodo y llegar tarde".

Cabe recordar que desde Vecinos Autoconvocados y organizaciones de defensa del consumidor se insiste ante el Municipio para que se convoque a una audiencia pública a fin de definir temas relacionados tanto con la prestación del servicio como con las tarifas del transporte en la ciudad.

Comentá la nota