Proponen que el mercado sea refaccionado por los puesteros

Proponen que el mercado sea refaccionado por los puesteros
Los comerciantes empezaron a tomar contacto con los concejales para solicitar apoyo. Los comerciantes se quejan de que no los dejan pagar el canon de febrero. Está prohibido demoler el inmueble.
Los puesteros del Mercado del Norte ya comenzaron a tomar contacto con algunos concejales a fin de lograr apoyo que les permita quedarse en el inmueble. De acuerdo con los plazos legales, los comerciantes tienen plazo hasta el 14 para desalojar el edificio, ya que la Municipalidad no renovó las concesiones vencidas al 31 de enero. El municipio apunta a convocar a una licitación a fin de que el mercado sea refaccionado y modernizado, pero los puesteros rechazan el desalojo.

El edil José Costanzo (Partido Autónomo) anunció que presentará un proyecto de ordenanza para establecer que la remodelación del mercado sea hecha por los propios puesteros. El concejal aclaró que la iniciativa todavía está en estudio y que calcula que que la obra puede demandara una inversión de entre $ 10 y $ 15 millones. Costanzo informó que se barajan varias opciones para establecer el monto que le correspondería aportar a cada puestero. Una de ellas es calcular el costo de la obra por metro cuadrado y, en función de las dimensiones de cada puesto, establecer la suma que deberá invertir cada comerciante. Pero, esa alternativa no contempla las reparaciones del subsuelo ni de la planta alta, ni las conexiones eléctricas ni el sistema de ventilación, por lo cual se produndizarán los estudios, dijo Costanzo.

Por su parte, el concejal José Luis Avignone (UCR) se mostró de acuerdo con que los puesteros remodelen el mercado. Para ello sugiere un sistema de puntaje que se implemente a fin de dar prioridad a los que tienen una larga trayectoria. “El mercado no debe perder la esencia que le dio origen. Pero no puede continuar en las mismas condiciones. Desde el punto de vista estético deja mucho que desear”, apuntó. El edil Claudio Viña (FR) adelantó que el lunes presentará un proyecto de ordenanza para establecer que los puesteros tengan prioridad en cualquier futuro emprendimiento que se hiciera en el mercado. “La idea es que, ante ofertas iguales, se los prefiera”, precisó.

Confusión

En otro orden, surgieron confusiones respecto del pago del canon correspondiente a febrero, que no debería efectuarse ya que la concesión caducó en enero. Algunos puesteros informaron en LA GACETA que se presentaron a las oficinas municipales pero allí les negaron la emisión de las boletas para pagar el tributo. “El empleado me dijo que por orden ‘de arriba’ no la podían emitir”, contó enfurecido Adrián Mancinelli, Sin embargo, a otros comerciantes que abonaron el canon en forma anticipada la Municipalidad les cobró la tasa de febrero e incluso hasta la de marzo. “Esta irrisoria diferenciación es otra muestra de la mala administración que está llevando a cabo el municipio”, resaltó Oscar López, abogado de los puesteros.

Patrimonio cultural

La Junta de Estudios Históricos envió ayer al intendente, Domingo Amaya,una nota referida a la condición de bien del patrimonio cultural de la provincia que tiene el edificio del Mercado del Norte. “Fue inaugurado el 10 de diciembre de 1939, durante la intendencia de Roque Aragón. Fue diseñado por los ingenieros Julio Noble y Alejandro Amoretti y su imagen muestra rasgos del estilo arquitectónico que entonces se imponía mundialmente como la vanguardia: el Movimiento Moderno que conservaba detalles propios del Art Déco. Estos factores lo erigen en exponente de la arquitectura representativa  de un período histórico”, expresa la nota, firmada por la presidenta, Teresa Piossek Prebisch, y por el secretario, Ventura Murga.

Esos fueron los motivos por los cuales el edificio fue declarado patrimonio cultural de la provincial y de la ciudad. Esta condición, conforme establece la ley, implica “la prohibición de la destrucción, deterioro, demolición, ampliación, reconstrucción o transformación de todo o una parte”. La junta pidió la restauración del edificio a fin de lograr su salvaguarda arquitectónica y social.

Comentá la nota